Jesus Is Life

DIOS ESTÁ CON SUS HIJOS

DIOS ESTÁ CON SUS HIJOS

En la actualidad, casi en la mayoría de países del mundo, la esclavitud ha sido erradicada en su totalidad. Pero si esta esclavitud persistiera en los tiempos presentes, seguramente las personas que estarían bajo esta esclavitud, no pensarían que Dios esta con ellos, pues el sentir del hombre es: ¿Si Dios existe, porque permite la esclavitud?. La respuesta para esta pregunta es algo compleja de responder, pero se puede tener la certeza de que Dios nunca abandona a las personas aun cuando ellas puedan estar en medio de la esclavitud, y la evidencia de esto, lo encontramos en la vida de José, un joven hebreo: “El SEÑOR estaba con José, por eso tenía éxito en todo mientras servía en la casa de su amo egipcio.” Génesis 39:2 NTV.

José fue uno de los doce hijos de Jacob. Este joven fue vendido como esclavo por sus hermanos a los mercaderes ismaelitas, quienes a su vez lo vendieron en el mercado de esclavos de Egipto a Potifar, un oficial de alto rango. Potifar era un hombre extremadamente rico ya que era un miembro del gabinete y capitán de la guardia del faraón, rey de Egipto. Las familias ricas como la de Potifar, se construían casas de dos o tres pisos con jardines y terrazas hermosas. A su alrededor había floreros de alabastro, pinturas, hermosos tapetes y sillas talladas a mano. La cena se servía en platos de oro e iluminaban sus cuartos con candelabros de oro. José como esclavo, llego a servir a toda la casa de Potifar. Pero pese a esta esclavitud, Dios permaneció junto a José, razón por la cual tuvo éxito en su servicio a su amo egipcio.

Solo Dios puede dar éxito al hombre en todo lo que haga o emprenda, aunque sea una tarea pequeña, la prueba de esto tenemos en la vida de José, pues pese a su servicio como esclavo, Dios estuvo junto a él, y le ayudó absolutamente en todas sus tareas para que sean hechas con excelencia. Gracias a esa ayuda Divina, José tuvo éxito en su servicio y encontró agrado ante los ojos de su amo, razón por la cual le puso al frente de toda su casa, ya no como esclavo, sino como mayordomo. Esta es la certeza que podemos tener todos los que hemos recibido a Cristo en nuestro corazón: Que Dios Padre nunca abandona y que permanecerá cerca de nosotros para ayudarnos a tener éxito en todo lo que emprendamos o hagamos. En el presente, en la mayoría de países del mundo, no estamos en una esclavitud tal como se percibía unos siglos atrás, pero si nos encontramos al servicio de nuestros empleadores. Algunos de ellos serán buenos jefes y otros malvados, pero podemos tener la seguridad de que Dios está junto a nosotros para ayudarnos a tener éxito en nuestros trabajos, y así hallar agrado a los ojos de nuestros empleadores terrenales.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x