Jesus Is Life

GLORIFICAR A DIOS EN TODO MOMENTO

GLORIFICAR A DIOS EN TODO MOMENTO

Cuando las cosas marchan bien en nuestras vidas, se nos hace fácil seguir en los caminos del Señor. Se nos hace fácil asistir regularmente a la iglesia para exaltar y glorificar el santo nombre de Dios. Se nos hace fácil entregar nuestros diezmos y ofrendas para que la obra de Dios siga adelante. Pero ¿Qué pasaría si las cosas empiezan a complicarse? ¿Qué pasaría si los problemas y las enfermedades viniesen a nuestras vidas? ¿Será que mantendremos nuestra fidelidad a Dios, lo exaltaremos y seguiremos aportando para Su obra?.

Es común afligirnos cuando los problemas invaden nuestra vida, pues algunos problemas parecen imposibles de sobrellevar, y menos encontrar una solución inmediata. Cuando la aflicción y las dudas nos invaden, perdemos toda nuestra confianza en el poder de Dios para socorrernos y darnos la victoria sobre nuestras aflicciones. Al perder nuestra confianza en el poder de Dios, algunos tenemos la osadía de echarle la culpa a Dios, de ser el causante de todas nuestras aflicciones, por tal razón, pronto tomamos la errónea decisión de apartarnos del camino de la salvación, y volver al mundo de donde el Señor nos rescató.

Esta forma de proceder no es correcta de un verdadero seguidor de Cristo, ya que no debemos mostrar nuestra confianza a Dios solo en los momentos en los cuales tenemos paz y todo lo que nosotros necesitamos gracias a las dádivas de nuestro amoroso Padre Celestial. Nuestra confianza en Dios debe ser en todo momento, incluso en momentos de aflicciones y necesidades. Un ejemplo de esta confianza y fidelidad a Dios en momentos de aflicciones fue Job. Un hombre que perdió absolutamente todo de la noche a la mañana. Job perdió su fortuna, sus hijos y su salud, pero pese a eso mantuvo su fidelidad y confianza en Dios tal como nos narra en su libro. Ante la propuesta de que reprochara a Dios, Job respondió: “… No digas tonterías. Si aceptamos todo lo bueno que Dios nos da, también debemos aceptar lo malo.”. Job 2:10.

Job nos enseña a mantener nuestra fidelidad a Dios aun en medio de las aflicciones, por eso, aunque no comprendamos por qué debemos pasar por diferentes situaciones, debemos reconocer que la soberanía de Dios es perfecta para cada uno de nosotros. Todo lo que nos envía Dios a nuestra vida, sean bendiciones o pruebas son para moldear nuestro carácter y ayudarnos a alcanzar la madurez cristiana, además todo está bajo su control, y no nos enviará pruebas más difíciles de lo que podamos soportar. Tener estos pensamientos y aplicarlos en nuestras vidas, no será fácil, pero debemos tratar de hacerlo. Debemos glorificar y exaltar el santo nombre de nuestro amado Señor aún en medio de nuestras tribulaciones

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x