Jesus Is Life

REPRENSIÓN A SOLAS

REPRENSIÓN A SOLAS

Ante una ofensa o agravio , el hombre pierde fácilmente sus estribos o dominio propio, y actúa de forma agresiva contra su agresor, pagándole con la misma moneda todo el agravio realizado. En esto de perder los estribos ante las agresiones, también caemos con frecuencia los seguidores de Cristo, pues en esos momentos de dolor o ira, perdemos total dominio de nuestras palabras y acciones, y terminamos por ofender o lastimar a las personas que nos agredieron, sin importar que ellos sean nuestros hermanos en la fe. Esta forma de actuar de un seguidor de Cristo ante una ofensa o agresión no es correcta, y esto nos da a conocer nuestro Señor y Salvador: “Si uno de mis seguidores te hace algo malo, habla con él a solas para que reconozca su falta. Si te hace caso, lo habrás ganado de nuevo.” Mateo 18:15 TLA.

El anhelo de Jesucristo es que todos sus seguidores tengamos total dominio de nuestras palabras y acciones en todo momento y en toda situación, más aún cuando alguno de nuestros hermanos nos ofenda o nos lastime con sus palabras y acciones. Nuestro Señor nos pide que en todo momento guardemos la compostura, o dominio de todo nuestro ser para no actuar impulsivamente bajo el dominio del dolor o la ira. Nos pide que no les guardemos rencor, y si es que hay que reprenderles por sus acciones, que no lo hagamos en presencia de los incrédulos o extraños; más bien que los llevemos a un lugar donde podamos estar a solas con ellos, y les mostremos sus faltas. Si tras la amonestación a solas reconocen sus faltas y piden perdón, habremos ganado a nuestro hermano. Nuestro Señor nos pide que actuemos de esta manera, pero el problema es que no actuamos así, pues en muchas ocasiones nos dejamos dominar del rencor, el dolor y la ira, y tratamos de vengarnos de ellos.

Si nos consideramos seguidores de Cristo, debemos escuchar cada una de sus enseñanzas y aplicarlas a nuestro diario vivir, caso contrario, nuestra profesión de fe en Él será vana. Por eso, si en algún momento somos víctimas de algún hermano de nuestra congregación, debemos mantener el control de nuestras palabras y acciones para no tomar represalias contra ellos. Debemos ser pacientes y esperar el momento oportuno para hablar con ellos a solas, y así nadie se entere del impase que se haya generado. Si ellos nos escuchan a buena hora, caso contrario ellos tendrán que rendir cuentas al Señor de sus acciones perversas. Además, no es bueno que los conflictos entre creyentes se ventilen al aire libre, y menos aún en presencia de personas inconversas. Siempre debemos procurar mostrar un buen testimonio ante ellos, para que no tengan de que murmurar contra la fe que profesamos, y menos aún contra nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x