Jesus Is Life

CONFIEMOS SOLO EN DIOS

CONFIEMOS SOLO EN DIOS

Al momento que sus vidas corren peligro, los hombres por lo general buscan lugares donde refugiarse para escapar del peligro, o acuden a otros hombres para que resguarden sus vidas, pues creen que bajo el cuidado y la protección de ellos van a estar seguros de toda asechanza enemiga. Posiblemente al acudir a otros hombres, podrán encontrar una protección, pero esa protección será momentánea, ya que los hombres, aunque tengan fuerza y poder, son seres mortales, razón por la cual tarde o temprano cederán a los ataques de otros hombres y serán destruidos conjuntamente con los que hayan buscado resguardo y protección en ellos. El profeta Isaías conociendo el poder limitado que tienen los hombres, exhortó a los líderes del pueblo hebreo y a sus compatriotas para que no buscaran resguardo y protección en los ejércitos humanos. El profeta les dijo: “Dejen de confiar en el hombre, que bien poco es lo que vale. La vida del hombre no es más que un suspiro.” Isaías 2:22 DHH.

Las invasiones y los ataques a otras naciones eran comunes en el periodo del Antiguo Testamento. En cierta ocasión, el pueblo hebreo al sentirse amenazado por los ejércitos invasores, inmediatamente buscó la ayuda del ejército egipcio para luchar en contra de sus agresores, en vez de buscar la ayuda del único Dios verdadero, mostrando de esa manera que confiaban más en la fuerza y el poder de otros hombres antes que confiar en el poder ilimitado de Dios. Los creyentes pese a que profesamos nuestra fe y confianza en Dios, no reflejamos esa confianza cuando nuestras vidas corren peligro, y al igual que el pueblo hebreo, en vez de acudir directamente a Dios, acudimos a otros hombres un poco más fuertes que nosotros para que resguarden nuestras vidas, mostrando de esa manera que confiamos más en hombres que pueden ser destruidos en un abrir y cerrar de ojos, antes que en el poder ilimitado de Dios.

La exhortación que hizo el profeta Isaías a su pueblo en el pasado, lo hace también a nosotros en el presente. El profeta nos exhorta a que dejemos de confiar en otros hombres similares a nosotros y empecemos a confiar plenamente en el poder ilimitado de Dios. Esta exhortación no significa que debemos dejar de confiar totalmente en los hombres, lo que significa es que no debemos confiar más en ellos que en Dios. La fuente de nuestra fe y confianza debe ser Jehová, ya que Él es el único que da la fuerza, inteligencia y sabiduría a los hombres. Gracias a Dios un médico puede ayudarnos a sanar alguna enfermedad, gracias a Dios un policía puede protegernos de la delincuencia, gracias a Dios los profesores nos pueden instruir en los conocimientos de las ciencias humanas, etc. Por todo esto y mucho más, toda nuestra fe y confianza deben estar puestas en Dios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x