Jesus Is Life

UNA IGLESIA SIEMPRE RENOVADA

UNA IGLESIA SIEMPRE RENOVADA

En los tiempos bíblicos, el jugo de uva para fermentar comúnmente se guardaba en recipientes hechos de cuero de animales, los cuales eran conocidos como odres. Los odres por lo general eran hechos con pieles de cabra, cocidos por los bordes para que formen bolsas herméticas y así conservaran el vino en buen estado. Para que el jugo de uva se fermente y se convierta en un vino exquisito, se colocaba el jugo de uva preparado en odres nuevos, ya que son resistentes, flexibles y elásticos. Era necesario estas características de los odres, pues con el tiempo el jugo de uva al fermentarse crece y causa presión. Los odres tienen que resistir esta presión que ejerce el fermento y conservarlo en su interior para que el vino siga adecuadamente su proceso de fermentación.

Si el vino nuevo o jugo recién preparado se coloca en odres viejos para que se madure, el odre viejo no resiste la presión de la acción fermentadora del vino y termina por explotar, ya que los odres al envejecerse pierden su elasticidad y se vuelven rígidos. Jesucristo conociendo esta manera adecuada de fermentar el vino, dijo a los líderes religiosos del pueblo hebreo y a todos los que los escuchaban: «Y nadie pone vino nuevo en cueros viejos; pues el vino nuevo reventaría los cueros, el vino se derramaría, y los cueros quedarían arruinados. El vino nuevo debe guardarse en cueros nuevos» Lucas 5:37-38 NTV.

Jesucristo con estas palabras dio a resaltar que los líderes religiosos eran como los odres viejos, porque tenían un corazón endurecido para aceptar sus enseñanzas. Ya que sus nuevas enseñanzas no se ajustaban a las tradiciones ni a las reglas que ellos conservaban y practicaban. Las palabras de Jesucristo son reales y se puede evidenciar en todas las generaciones humanas, pues fácilmente las personas se acomodan a los modos tradicionales de hacer las cosas y encuentra muy difícil ajustarse al cambio. Esto también ha llegado a evidenciarse en algunas denominaciones de las iglesias protestantes, ya que al igual que los líderes religiosos del pueblo hebreo, se acomodan a sus tradiciones eclesiásticas y resisten a los cambios generacionales.

La iglesia protestante no debe quedarse estancada en sus tradiciones eclesiásticas, por lo contrario, constantemente debe renovarse y estar a la vanguardia de acuerdo a los avances que exigen los nuevos tiempos, pero todo eso, sin poner en riesgo la prédica fidedigna de las Sagradas Escrituras. Al igual, los programas y ministerios de las congregaciones no deben estructurarse tanto que no den lugar al toque fresco que pueda dar el Espíritu Santo en el tiempo presente, como son los nuevos métodos de enseñanza Bíblica, o nuevas maneras de compartir el evangelio de Cristo Jesús a las nuevas generaciones.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x