Jesus Is Life

RECOMPENSA EN EL CIELO

RECOMPENSA EN EL CIELO

Ante alguna clase de maltrato, burla o persecución, ninguna persona puede mantenerse tranquilo y alegre, en su lugar le invade la ira, y los profundos deseos de vengarse de los que les lastimaron, pagándoles con la misma moneda todo el sufrimiento que les hicieron padecer. Estos deseos de venganza y pagarles con la misma moneda, en ocasiones también invaden a los seguidores de Cristo, pues no están dispuestos a soportar la injusticia de los hombres malvados y perversos. Pese a que estos sentimientos sean justificados, no se deben convertir en acciones, en su lugar debemos dejar todo en las manos de Dios, y especialmente si los maltratos, burlas y persecuciones son causadas por nuestra fe en el Hijo de Dios.

Las persecuciones, maltratos y burlas a los hijos de Dios por parte de las personas malvadas que rechazan a nuestro Señor, ha sido una constante a lo largo de los tiempos, y esto podemos saberlo al leer las Sagradas Escrituras. En las páginas del Antiguo Testamento como en las del Nuevo Testamento, podemos encontrar a muchos siervos de Dios que pasaron penurias por servirle fielmente. Algunos sufrieron persecuciones, otros fueron maltratados, burlados, e incluso asesinados. Pero pese a esos padecimientos, nunca perdieron la alegría de ser un siervo de Dios. Esa misma alegría, debemos mantener nosotros en el presente ante cualquier sufrimiento que surja a causa de nuestra fe en el Hijo de Dios, porque al atravesar estos padecimientos recibiremos una enorme recompensa de parte de nuestro Padre Celestial, tal como nos da a conocer Su amado Hijo Cristo Jesús: “Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores. ¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera.” Mateo 5:11-12. NTV.

Posiblemente sea difícil mantenernos alegres y contentos en medio de las persecuciones, maltratos y burlas, pero debemos tratar de hacerlo, porque soportar todos estos padecimientos nos llevará a recibir una recompensa de parte de nuestro amado Padre Celestial. Esta enorme y maravillosa recompensa es la vida eterna en el Reino de los Cielos. En el presente, posiblemente ninguno de nosotros padeceremos por seguir a Cristo, ya que en la mayoría de países es permitido la libertad de culto, pero si en algún momento nos toca padecer, podemos ser reconfortados al saber que los grandes profetas de Dios, los discípulos de Cristo, los miembros de la iglesia primitiva, y los reformadores sufrieron persecuciones, pero se mantuvieron alegres y contentos porque alcanzarían su recompensa en el cielo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x