Jesus Is Life

EL AMOR ES OBEDIENCIA

EL AMOR ES OBEDIENCIA

Para las personas se nos hace fácil decir que amamos a alguien, pero cuando hay que demostrar ese amor, se nos hace difícil. El verdadero amor no son simples palabras, son hechos reales en favor del ser amado. Por eso si decimos que amamos a alguien lo tenemos que demostrar con nuestras acciones en favor de ellos. Los discípulos que habían permanecido cerca de Jesucristo durante casi toda su vida ministerial en la tierra, decían que le amaban profundamente. Ante estas palabras de sus discípulos, el Señor les dijo: Que su profundo amor solo lo demostrarían por medio de la obediencia a las enseñanzas que les había compartido durante todo el tiempo que habían permanecido junto a Él, por eso el Señor les dijo: “Si me aman, obedezcan mis mandamientos.” Juan 14:15 NTV.

Al igual que los discípulos de Jesucristo, muchos cristianos decimos que amamos profundamente a nuestro Señor, pero cuando tenemos que demostrarlo, no lo podemos hacer, ya que no obedecemos fielmente a sus enseñanzas y mandamientos que se encuentran en las Sagradas Escrituras, y si lo hacemos, lo hacemos a medias, y sin la dedicación que se merece. Nuestro amor a Jesucristo no solo deben ser palabras, deben ser hechos reales, por eso si decimos que le amamos, lo debemos demostrar con nuestra obediencia total a sus palabras. Debemos tener una estrecha relación con Él, por medio del estudio de su palabra, la oración, el ayuno, la vigilia, y el congregarnos con otros hermanos de la fe, para servirnos los unos a los otros por medio de los dones y talentos que hemos recibido del Espíritu Santo. El cumplimiento de todas estas acciones demuestra nuestro profundo amor al Señor, porque estas acciones serán la muestra tangible de nuestra obediencia a su pedido.

Jesucristo dijo a sus discípulos, que la muestra de su amor seria la obediencia, estas mismas palabras del Señor son para todos sus seguidores de la actualidad, y serán también para todas las generaciones de creyentes que vendrán después de nosotros. El Señor nos dice a todos una y otra vez: “Si me aman obedezcan mis enseñanzas y mandamientos”. Ya que conocemos este pedido que el Señor nos hace, que nuestro amor al Señor, ya no sean simples palabras que los lleve el viento, sino que sean hechos reales que reflejen nuestro profundo amor a Aquel que entregó su vida en la cruz para demostrar su profundo amor por nosotros. Por eso, es momento de que consagremos nuestras vidas para vivir en completa obediencia a nuestro Señor, cumpliendo cada una de sus enseñanzas y mandamientos, sirviéndole con los diferentes dones y talentos que hemos recibido, y proclamando al mundo entero Su gran amor para dar salvación y vida eterna en los lugares celestiales.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x