Jesus Is Life

OPORTUNIDADES QUE DIOS DA

OPORTUNIDADES QUE DIOS DA

SOFONÍAS 2:1 Reúnanse, sí, júntense, nación desvergonzada. 2 Reúnanse antes de que comience el juicio, antes de que su oportunidad de arrepentirse vuele como la paja. Actúen ahora, antes de que caiga la intensa furia del SEÑOR y comience el terrible día de la ira del SEÑOR. 3 Busquen al SEÑOR los que son humildes y sigan sus mandamientos. Procuren hacer lo que es correcto y vivir con humildad. Quizá todavía el SEÑOR los proteja y los libre de su ira en ese día de destrucción. NTV.

Cada día que pasa en este mundo, el corazón de los hombres va pervirtiéndose más y más, razón por la cual las acciones que antes eran consideradas perversas y maléficas, ya no se las considera como tales, ahora se las ven como si fueran normales. Por eso, la práctica de la idolatría, adulterio, fornicación, prostitución, alcoholismo, tabaquismo, estafas y otras acciones similares a estas, se las ven como algo normales. Incluso algunas de estas acciones pecaminosas son promocionadas abiertamente por los diferentes medios de comunicaciones, tanto tradicionales como digitales. Pese a esta situación perversa y caótica en la que vive la sociedad humana, Dios por su gran amor y misericordia no ha perdido la esperanza de que en algún momento, el corazón de los hombres sean transformados por el poder de su palabra, por eso todavía no ha derramado su juicio sobre este mundo perverso y pecador.

En la actualidad, Dios está llamando a todas las naciones del mundo para que se arrepientan de sus pecados antes de que llegue el día de su juicio. Un llamado similar lo hizo el profeta Sofonías en el pasado a todos sus compatriotas. En el principio, muchos de sus compatriotas atendieron a esas palabras proféticas, pero con el pasar de los años, nuevamente volvieron a los caminos de la maldad y el pecado. Pese a la dureza del corazón de sus compatriotas, el profeta Sofonías persistió en seguir adelante con la misión que Dios le había encomendado, ya que anhelaba que su pueblo volviera a los caminos de su Creador, y que el juicio Divino anunciado por él, finalmente no descendiera sobre su reino. Por eso, después de dar su profecía, Sofonías llamó a todo el pueblo a volverse a las leyes del Creador antes de que los justos juicios lleguen sobre el reino. El profeta los llamó a disciplinarse en las prácticas de las leyes y los mandamientos de Yahvé, como medio de conjurar tantos males que traían la condenación para el reino. De igual forma les llamó a practicar la justicia con sus compatriotas y con todos los que habitaban dentro del reino de judío.

Los diferentes profetas del Antiguo Testamento, anunciaban la destrucción venidera sobre los reinos que se habían desviado de la voluntad del Creador, pero también anunciaban el único medio para escaparse del terrible juicio de Yahvé. El único medio era el arrepentimiento de sus pecados y caminar de la mano del Supremo Creador. Por eso cuando el profeta Sofonías anunció estas profecías, para sus compatriotas no todo estaba perdido, pues tenían todavía un poco más de tiempo para rectificar sus caminos y evitar los justos juicios de Yahvé. Ellos simplemente tenían que volverse de sus conductas pecaminosas, humillarse y obedecer a Dios de todo corazón.

Dios en su amor y misericordia, dio muchas oportunidades a los habitantes de Judá para que abandonen sus vidas de maldad y pecado, les dio tiempo deteniendo su justo castigo para que cuando llegase el día de derramar su terrible ira, el pueblo no tenga excusa alguna para no ser merecedor del castigo. Dios es un Dios amoroso, que da muchas oportunidades para que las personas cambien antes de derramar su castigo. Hoy al igual que en el pasado, Dios está llamando a toda la humanidad para que abandonen sus vidas de pecado y entreguen sus vidas en las manos de su amado Hijo Cristo Jesús.

Queridos hermanos. Cuando nosotros nos revelamos en contra de nuestro Creador, Él nos envía advertencias antes de derramar su castigo. Dios en su amor y misericordia nos da tiempo para que recapacitemos y volvamos nuestra mirada Él, tal como lo hizo en favor del pueblo hebreo en el pasado. Pero si nosotros no aprovechamos esas oportunidades que nos da, en su justicia, Él derramará su ira sobre nosotros y no tendremos escusa alguna para no ser merecedores de ese castigo. Amigo. Si usted todavía no ha atendido al llamado de Dios para que se aparte del camino de la maldad y el pecado, aproveche la oportunidad que le está dando al retener su justa ira sobre su vida. Arrepiéntase de sus pecados con un corazón humillado y quebrantado, y reciba a Cristo Jesús como su Señor y Salvador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x