Jesus Is Life

LIBRES DEL CASTIGO

LIBRES DEL CASTIGO

La condenación eterna en el lago de fuego es real, pese a que muchos traten de negarlo. Esta condenación se llevará a cabo cuando el Señor derrame su juicio final sobre la maldad y el pecado. En aquel día, no abra justificación para nadie, todos los que no se hallen inscritos en el libro de la vida, recibirán su veredicto de condenados al lago de fuego por la eternidad. Toda la humanidad está bajo esa condenación, ya que todos son culpables de transgredir una y otra vez las leyes, mandamientos y decretos del eterno Creador, que se encuentran detalladas en las Sagradas Escrituras. Como todo aquel que infringe las leyes humanas reciben su castigo, así también los que infringen las leyes Divinas recibirán un castigo, pero este castigo será más severo que cualquiera impuesto por los hombres. Pero existe una única forma de escaparse de todo, y esto nos da a conocer el apóstol Pablo: «Pues si ustedes reconocen con su propia boca que Jesús es el Señor, y si creen de corazón que Dios lo resucitó, entonces se librarán del castigo que merecen». Romanos 10:9 TLA.

Para escaparnos de la condenación eterna debemos reconocer y declarar con nuestra boca que Jesucristo es Dios y Señor del universo, pero este reconocimiento no debe ser algo superficial, ya que hasta los demonios reconocen esta verdad Divina y tiemblan. Nuestro reconocimiento de esta verdad, debe ser una convicción profunda y sin reservas, debemos sentir que Jesús ejerce un señorío directo y soberano sobre nuestras vidas. Solo esta convicción profunda nos llevará a un arrepentimiento sincero de nuestros pecados y nuestra confesión. Además de reconocer y declarar el Señorío de Cristo, también debemos creer que Dios Padre resucitó de entre los muertos a su amado Hijo que había entregado su vida como sustituto por toda la humanidad pecadora en la cruz. Este creer también incluye que Jesús pagó con su sangre la pena que nuestros pecados merecían, además que soportó la ira de su Padre que debimos haber sufrido nosotros eternamente.

La deidad de Jesucristo y su resurrección de entre los muertos, es la piedra angular donde se apoya todo el plan de la salvación para toda la humanidad pecadora. Por eso, todo aquel que anhela alcanzar la salvación y la vida eterna en el reino de los cielos, debe declarar con su boca el Señorío de Cristo y creer en lo más profundo de su corazón, que Él fue resucitado por su Padre celestial. Si todavía no hemos dado este gran e importante paso, nosotros estamos todavía bajo condenación y destinados al lago de fuego en el final de los tiempos, por eso si no queremos pasar una eternidad de sufrimiento, este es el momento preciso para que declaremos con nuestra boca y de todo corazón que Jesucristo es Dios, y nuestro Señor y Salvador.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x