Jesus Is Life

MÁS TEMPRANO QUE TARDE

MÁS TEMPRANO QUE TARDE.

HABACUC 2:1 Subiré a mi torre de vigilancia y montaré guardia. Allí esperaré hasta ver qué dice el SEÑOR y cómo responderá a mi queja. 2 Entonces el SEÑOR me dijo: «Escribe mi respuesta con claridad en tablas, para que un corredor pueda llevar a otros el mensaje sin error. 3 Esta visión es para un tiempo futuro. Describe el fin, y éste se cumplirá. Aunque parezca que se demora en llegar, espera con paciencia, porque sin lugar a dudas sucederá. No se tardará. 4 ¡Mira a los orgullosos! Confían en sí mismos y sus vidas están torcidas. Pero el justo vivirá por su fidelidad a Dios. NTV.

Esperar por una respuesta, no es algo que les guste a las personas, todos anhelan que las respuestas a sus solicitudes sean de manera inmediata, porque el esperar desespera, y en ocasiones cuando la espera es demasiada larga, puede llegar a perderse la esperanza de que le darán respuesta a la solicitud que se han realizado. Esto de desesperarse por una respuesta tardía es frecuente entre los creyentes, porque el tiempo de Dios no es igual al tiempo de los hombres, por eso Dios responde las oraciones de sus hijos a su debido tiempo. En ocasiones sus respuestas son demasiada rápidas, pero en otras, sus respuestas a sus hijos pueden tardar mucho tiempo. El profeta Habacuc también tuvo que esperar la respuesta de Dios a su oración, por eso después de presentar sus quejas a Dios por medio de la oración, subió a lo más alto de la torre de vigilancia y sentado montó guardia esperando la respuesta de Dios.

El reino judío había sido tomado por asalto por el ejército babilonio, razón por la cual todo el pueblo sufría de la barbarie de estos hombres. La ciudad Santa estaba inundada de llanto y destrucción. Por todas partes se veía cadáveres de hombres y animales, ya que el ejército invasor no había tenido misericordia de nadie. Toda esta situación le ocasionó un profundo dolor al profeta Habacuc, pues veía como hombres más perversos que sus compatriotas destruían a todo su reino amado. Con este profundo dolor había clamado a Dios para que tomara partido de esta situación, que perdonara la maldad de sus compatriotas y detuviera el ataque de los babilonios. El profeta deseaba que Dios derramara su juicio sobre los invasores que habían destruido su reino, y liberara a todos sus compatriotas de las manos opresoras del ejército babilonio.

Dios a través de una visión le dio la respuesta al profeta Habacuc. El Señor de los Ejércitos Celestiales le ordenó al profeta que escribiera detalladamente las cosas que le fueron reveladas, pero también le dijo que el cumplimiento de todos esos acontecimientos en contra del ejército invasor tardaría un poco más de tiempo, pero que no desesperara porque se cumpliría inevitablemente. Las revelaciones dadas al profeta Habacuc, no tendrían un cumplimiento inmediato, el profeta tendría que esperar un poco más de tiempo, pero debía tener la certeza de que todas estas revelaciones se cumplirían tal cual, solo tendría que ser paciente. En la respuesta a la oración del profeta, Dios le describió el fin de los tiempos, la salvación de los justos y la destrucción de las personas malvadas que confían en sí mismos. A su debido tiempo, todos los justos de su reino serían rescatados de la muerte, y todos los invasores serían destruidos completamente. Además, la visión dada al profeta no solo fue para su pueblo y sus generaciones, sino que sería para todas las generaciones del mundo, porque todas las generaciones humanas podrían alcanzar la salvación por su fe y fidelidad en Dios. En la actualidad, la promesa dada al profeta Habacuc está vigente, ya que toda la humanidad puede alcanzar la salvación por su fe en el Unigénito Hijo de Dios.

Queridos hermanos. Bajo nuestra perspectiva, el mundo parece estar bajo el dominio del mal, por eso al igual que el profeta Habacuc, a menudo nos enfadamos y nos desalentamos al ver lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Ante esta situación, Habacuc se quejó delante de Dios vigorosamente, y la respuesta que Dios le dio, es la misma que nos daría hoy a nosotros si nos quejáramos delante de Él: Dios nos diría que tengamos paciencia, y que llevará a cabo sus planes en contra de los malvados y perversos a su debido tiempo. No es fácil ser paciente; sin embargo, es bueno recordar que Dios aborrece el pecado aún más que nosotros. El castigo del pecado llegará con certeza. Hermanos. Ya no nos angustiemos por la maldad que nos rodea, tengamos la certeza de que a su debido tiempo, Dios derramará su ira sobre todas esas personas. Mientras ese día llegue, nosotros tratemos de vivir en completa fidelidad a Dios, cumpliendo y obedeciendo su palabra, ya que al llevar una vida así, podremos tener la certeza de que alcanzaremos la salvación y la vida eterna.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x