Jesus Is Life

LA GRACIA DE DIOS

LA GRACIA DE DIOS

Ante los logros que van cosechando los hombres a lo largo de sus vidas, su ego va aumentando cada vez más, pues llegan a creer que todo lo que han logrado cosechar, es solamente gracias a sus esfuerzos y de nadie más. Y si fuera posible alcanzar el reino de los cielos con los esfuerzos humanos, las personas se jactarían aún más, y dejarían de lado la obra redentora hecha por Cristo Jesús en la cruz del calvario. Justamente para que los hombres no se jacten por su salvación, su redención no es gracias a sus buenas acciones, ni a sus méritos. Esto nos da a conocer el apóstol Pablo: “Y, como es mediante la bondad de Dios, entonces no es por medio de buenas acciones. Pues, en ese caso, la gracia de Dios no sería lo que realmente es: gratuita e inmerecida.” Romanos 11:6 NTV.

Dios conoce el corazón humano y sabe lo jactancioso que puede llegar a ser, por eso la obra de su redención, por ninguna manera puede darse por sus esfuerzos o méritos. El hombre por más que trate de ser bueno, y haga el bien a todas las personas que lo rodean, jamás podrá alcanzar el reino de los cielos. Porque el acceso a la vida eterna no es mérito del hombre, y si lo fuese, tampoco lo alcanzaría, porque no existe persona alguna que sea demasiadamente buena en este mundo que esté libre de haber cometido pecado. Porque un solo pecado le hace automáticamente indigno de estar en la presencia de Dios Padre. La salvación del hombre es mérito exclusivo de Dios, y de la obra redentora de Su amado Hijo Cristo Jesús.

Dios por su gran y maravilloso amor al mundo, ofrece gratuitamente a toda la humanidad la posibilidad de que puedan alcanzar la vida eterna en su reino venidero. Este ofrecimiento, no lo hace porque la humanidad lo merezca, sino por su gran misericordia ya que Dios no quiere que ninguna de sus criaturas vaya a la condenación eterna en el lago de fuego. Así es que la salvación no se merece, ni tampoco se puede ganar. La salvación es exclusivamente gracias al inmenso amor y a la misericordia de Dios, y está disponible para toda la humanidad de manera gratuita, lo único que tiene que hacer el hombre es renunciar a su vida pecaminosa y aceptar el sacrificio de Cristo Jesús.

Dios no nos escoge para salvarnos en base a nuestras obras, sino que lo hace por gracia, y este maravilloso don no lo podemos ganar, ni tampoco lo podemos comprar, ya que es gratuito, por eso está disponible para toda la humanidad. Si anhelamos alcanzar la salvación y la vida eterna en el reino de los cielos, ya no nos enfrasquemos en realizar obras meritorias para alcanzarla, ya que si nos enfrascamos en ellas, jamás la alcanzaremos. En su lugar, aceptemos el ofrecimiento gratuito que nos hace Dios en este momento. Confesemos nuestros pecados y aceptemos a Cristo Jesús en nuestro corazón.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x