Jesus Is Life

LA MISERICORDIA NO ES ETERNA

LA MISERICORDIA NO ES ETERNA.

NAHÚM 1:3 El SEÑOR es lento para enojarse, pero su poder es grande y nunca deja sin castigo al culpable. Da muestras de su poder en el torbellino y la tormenta; las nubes ondulantes son el polvo bajo sus pies. 7 El SEÑOR es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él. 8 Pero arrasará a sus enemigos con una inundación arrolladora. Él perseguirá a sus enemigos en la oscuridad de la noche. NTV.

La ira o el enojo hace parte de las emociones que pueden manifestar las personas. Estas emociones humanas nos son positivas, sino que son negativas, y en ocasiones se vuelven incontrolables cuando se manifiestan. Debido a la dificultad de controlar estas emociones, algunas personas se enojan rápidamente, y descargan toda su ira contra las personas que los ofendieron o los lastimaron con palabras o acciones. Al igual que el hombre, el eterno Creador también manifiesta estas emociones, pero en contraste a los hombres, Él tiene el dominio y el control absoluto de estas emociones, por eso Él los manifiesta cuando realmente son necesarios. Ante las ofensas de los hombres, Dios no se enoja rápidamente, sino que es paciente, y espera el momento oportuno para descargar su ira en contra de sus ofensores.

Dios había dado oportunidades a la ciudad de Nínive para que cambiara su conducta pecaminosa, y viviera de acuerdo a la verdad y la justicia que Él demandaba. Con esa intención, el eterno Creador había enviado al profeta Jonás con palabras de advertencia. El monarca y toda la ciudad atendieron esas palabras del siervo de Dios, pero no pudieron permanecer en ellas por mucho tiempo. Con el paso de los tiempos, el arrepentimiento que habían mostrado el pueblo de Nínive se desvaneció, y nuevamente volvieron a sus viejos caminos trazados por la maldad y el pecado. Ante la rebeldía de Nínive, Dios llamó al profeta Nahúm, para que llevara su mensaje profético en contra de la capital del Imperio Asirio.

En los tiempos del Profeta Nahúm, Asiria era una potencia mundial que controlaba la creciente economía de la región. Los salvajes y rudos guerreros conquistaron con facilidad al reino hebreo, y en su conquista provocaron gran sufrimiento a todos sus habitantes. Por la terrible destrucción y crueldad con la cual actuaron en contra del pueblo elegido, el profeta Nahúm proclamó la ira de Dios en contra de la ciudad de Nínive. Dios en el pasado perdonó la maldad de Nínive por el arrepentimiento que mostraron, pero ahora, la maldad de ellos sobrepasó la paciencia de Dios. Con estas acciones despiadadas en contra de Israel, el imperio asirio cavó su propia destrucción, pues Yahvé, ya no les daría otra oportunidad para que escapasen de su ira.

Dios es lento para derramar su ira en contra de los que le desobedecen, pues por su gran amor y misericordia da oportunidades para que las personas se arrepientan y vuelvan a sus caminos, pero cuando las personas desaprovechan esas oportunidades, Él está listo para derramar su ira. Cuando la ira de Yahvé es derramada, hasta la tierra tiembla. Las personas en la actualidad al igual que la ciudad de Nínive, no aprovechan las oportunidades que Dios les da para que se arrepientan de sus pecados. y prefieren seguir en su mundo de maldad y pecado, despreciando así la misericordia de Dios. Ellos no desean entender que la misericordia de Dios no es eterna, pues un día, el eterno Creador dará fin a su misericordia y derramará su justicia sobre todas las personas que la despreciaron. Pues el supremo Creador, no tendrá por inocente al culpable.

Queridos Hermanos. Dios es bueno con todos aquellos que van en pos de Él con un corazón humillado y quebrantado. En los momentos angustiosos, a ellos Dios les conforta, les alivia sus preocupaciones y temores, les inyecta nuevas fuerzas para que sigan adelante. En cambio con los que rehúsan estar bajo su Señorío, Él les dará lo que se merecen por la dureza de sus corazones, en conformidad a sus vidas de pecado. Amigo. La misericordia de Dios no es eterna, no confíe en el tiempo que Dios le está dando para que usted se arrepienta de sus pecados, pueda ser que ese tiempo se agote más rápido de lo que usted espera, y sin que se haya arrepentido de sus pecados. No pierda más el tiempo, acérquese hoy mismo ante su Creador, reconozca sus pecados y confiéselos al Señor, para que reciba su perdón y la absolución de toda condenación futura.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x