Jesus Is Life

UNA LUZ DE ESPERANZA

UNA LUZ DE ESPERANZA

MIQUEAS 4:1 En los últimos días, el monte de la casa del SEÑOR será el más alto de todos, el lugar más importante de la tierra. Se levantará por encima de las demás colinas y gente del mundo entero acudirá allí para adorar. 2 Vendrá gente de muchas naciones y dirá: Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa del Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus caminos y andaremos en sus sendas. Pues la enseñanza del SEÑOR saldrá de Sión; su palabra, de Jerusalén. 6 En aquel día venidero dice el SEÑOR reuniré a los lisiados, a los que fueron desterrados, y a quienes he llenado de profundo dolor. 7 … volverán a ser una nación poderosa. Entonces yo, el SEÑOR, desde Jerusalén gobernaré como su rey para siempre. NTV.

“Lo último que se pierde es la esperanza”. Esta frase famosa, ha sido repetida incontables veces alrededor del mundo entero. Esta frase quiere dar a entender que ante una situación difícil y complicada, que mientras exista esperanza en el corazón de las personas, siempre habrá una posibilidad de salir victoriosos de las situación en las que se encuentran. Esta frase en si tiene sentido, ya que si hay esperanza todo es posible. Pero esta esperanza no debe ser puesta en la capacidad del hombre para resolver por sí mismo su situación adversa, sino que debe ser puesta en el poder infinito de Dios para ayudarle a salir de las situaciones difíciles y complicadas que atraviesa. Esta esperanza debe ser transformada en una fe inquebrantable en el poder de Dios para obrar en favor del hombre.

El castigo de Dios sobre la nación rebelde y pecadora era inminente, se acercaba el día del juicio, donde el supremo Creador destruiría por completo el reino de Israel. No había marcha atrás para esta sentencia, pues el pueblo rehusó atender las palabras de los profetas y siguieron con sus vidas de pecados y ofensas a Dios. Para la nación de Israel, con este juicio venidero de Dios, no todo estaba perdido, ya que Dios había prometido a los patriarcas de Israel, que el reino, sería la nación más grande del mundo. Por eso, el profeta Miqueas abre una luz de esperanza para los que escapen del terrible juicio Divino.

El profeta dio a conocer a su pueblo que en los postreros días tras el juicio Divino, el eterno Creador restablecería el reino de Israel, cumpliendo así su promesa hecha a los patriarcas. Dios con su infinito poder, reconstruiría del polvo y de las cenizas el nuevo reino de Israel, devolviéndole las bendiciones que se le fueron arrebatadas a causa de sus rebeliones y pecados. Estas promesas de restauración del reino hebreo, se han ido cumpliendo poco a poco con el transcurso de los años, ya que todos los que fueron desterrados en el pasado, han ido retornando a la tierra que se les fue prometida como posesión perpetua, pero la restauración completa de Israel se dará con el retorno de Cristo Jesús a este mundo.

En el reinado de Cristo en la tierra, todas las naciones del mundo acudirán a Israel, para escuchar el mensaje y las palabras del Señor, porque todos tendrán hambre y sed de escuchar la voz del Mesías prometido. En su reinado, no habrá más injusticias, pues el Señor reinará con justicia, la maldad no tendrá cabida en su reino. Cuando Cristo reine, las disputas ya no serán resueltas por la espada, sino a la luz de la verdad de Dios. Aun las naciones poderosas serán mantenidas bajo control por sus juicios rectos, porque él juzgará las cuestiones que les conciernan. El tamaño y la fuerza no cambiará las decisiones de Dios. El Señor no cambiará su opinión por los ejércitos en marcha. El juzgará a los hombres según la justicia de su causa. En aquel día, todos vivirán en completa paz y armonía, pues los instrumentos que utilizaban para las guerras, serán convertidos en instrumentos de labranza de los campos.

Queridos hermanos. Las palabras de Miqueas no están dirigidas solamente a la reconstrucción de Israel, las palabras del profeta van más allá. Israel sería reconocido a nivel mundial como el lugar de la morada del Dios único y verdadero, al cual todos irían para rendirle culto y adoración. Estas palabras proféticas todavía no se han cumplido, pero se cumplirán en los postreros días con el regreso de nuestro amado Señor. En aquel día, Cristo se sentará en el trono de David y juzgará a todo el mundo. Hermanos. A pesar de que las situaciones se vean obscuras, siempre habrá una luz de esperanza bajo el control soberano de nuestro amado Señor, tal como ocurrió con el pueblo hebreo. Por eso nunca debemos derrumbarnos ante una situación difícil que nos sobrevenga, debemos confiar que nuestro Señor está junto a nosotros y a su debido tiempo derramará su poder para darnos la victoria sobre nuestras adversidades.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x