Jesus Is Life

FALSOS SIERVOS DE DIOS

FALSOS SIERVOS DE DIOS

MIQUEAS 3:9 ¡Escúchenme, líderes de Israel! Ustedes odian la justicia y tuercen todo lo recto. 10 Construyen Jerusalén sobre cimientos de crimen y corrupción. 11 Ustedes, gobernantes, toman decisiones con base en sobornos; ustedes, sacerdotes, enseñan las leyes de Dios sólo por dinero; ustedes, profetas, no profetizan a menos que se les pague. Sin embargo, todos alegan depender del SEÑOR. Nada malo nos puede suceder dicen ustedes porque el SEÑOR está entre nosotros. 12 Por causa de ustedes, el monte Sión quedará arado como un campo abierto; ¡Jerusalén será reducida a escombros! Un matorral crecerá en las cumbres, donde ahora se encuentra el templo. NTV.

El no tomar el nombre de Dios en vano, es uno de los 10 mandamientos que el eterno Creador ordenó obedecer al pueblo hebreo, y la obediencia de este mandamiento, es también para todas las personas que creen en la existencia de Dios. Pero pese a esta orden, el pueblo hebreo y al igual que todos los pueblos del mundo que creen en Dios, han desobedecido este mandamiento, y han tomado el nombre de Dios en vano para justificar sus acciones perversas y sus caprichos. En el nombre de Dios se han librado grandes batallas, y naciones enteras han quedado reducidas a cenizas. Asimismo, tomando el nombre de Dios han tratado de exterminar etnias completas alrededor del mundo. También se han hecho atentados suicidas para justificar su odio contra la humanidad. Y así, se puede seguir enumerando un sinfín de acciones que el hombre ha hecho a lo largo de la historia humana tomando el nombre de Dios en vano.

En el tiempo del profeta Miqueas, el reino de Israel se había convertido en un caos total, pues los gobernantes que eran los encargados de mantener el orden en el reino, haciendo cumplir las leyes y las normas propias de la nación no lo estaban haciendo. Los intereses de los gobernantes estaban en otro lado, no en el bienestar de los habitantes de Israel. Ellos mismo no cumplían las leyes locales, más bien, ellos eran los primeros en infringirlas, torciendo las leyes del reino a su antojo, y a su conveniencia. En Israel reinaba la injusticia, ya que los derechos de las personas eran fácilmente quebrantados por otros que tenían poder e influencia. Además, los que estaban a cargo de impartir la justicia dentro del reino, para dar sus veredictos a algo en particular, se dejaban manipular por las personas de poder, dictando las sentencias en favor de ellos, o dictándolas en favor del mejor postor. Con estas prácticas dentro de los tribunales de Israel, siempre salían perjudicados las personas humildes, personas que no tenían los recursos para pagar sobornos. En Israel las personas pobres y vulnerables eran explotadas frecuentemente.

Dios había elegido a los sacerdotes para que sean los custodios de sus leyes y mandamientos, eran los encargados de enseñar al pueblo estos mandamientos y hacer que se cumpla la voluntad de Dios. Pero se olvidaron de todo esto, ya que habían empezado a enseñar la palabra de Dios solo a los que podían pagarles, no conformes con eso, eran los primeros que la quebrantaban. De igual manera los profetas habían abandonado su rol profético por ambición al dinero, ya que solo profetizaban si había dinero de por medio, y sus profecías eran para endulzar con sus palabras a sus clientes y no para denunciar sus pecados. Cada uno de los líderes políticos y religiosos de Israel, pese a sus acciones repudiables, tomaron el nombre de Dios para justificar que todas sus acciones estaban respaldados por Él. Debido a la ineptitud de sus líderes, los habitantes de Israel se desviaron por completo de los caminos de Dios. Ante este hecho nefasto, el profeta Miqueas echó la culpa de los juicios venideros en contra de Israel a los que estaban al frente de la ciudad. De la tragedia de Israel echó la culpa, a los gobernantes, a los líderes, a los sacerdotes y a los falsos profetas de Israel. Por la culpa de ellos, Dios arrasaría por completo el reino de Israel, dejándola en una ruina total.

Queridos hermanos. En la actualidad, existen muchas personas que toman el nombre de Dios para justificar sus acciones perversas y sus ambiciones. Estas personas por lo general se atribuyen que han tenido un mensaje directo de Dios a través de visiones. En la gran mayoría de veces, estas visiones contradicen a lo que se encuentra revelado en la palabra de Dios, pero muchas personas se dejan engañar de estos hombres perversos por el desconocimiento de las Sagradas Escrituras. Al escuchar a estos charlatanes, un gran número de personas se dirigen a la condenación eterna. Hermanos, por nada del mundo debemos tomar el nombre de Dios en vano, porque Su nombre es santo, y todo aquel que lo tome, tendrá su parte en el lago de fuego conjuntamente con el maligno. Además, debemos estar atento a las palabras de las personas que dicen ser siervos de Dios. Debemos analizar cada una de sus palabras a la luz de las Escrituras, si una sola palabra contradice a texto Bíblico, debemos tener a esos hombres por anatemas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x