Jesus Is Life

DIOS NOS DA VIDA

DIOS NOS DA VIDA

Una de las terribles consecuencias que acarreó el ingreso del pecado a este mundo es la muerte, y ninguna persona puede escaparse de ella, debido a que su ser está infectado por el pecado. Por eso constantemente se rebelan contra la voluntad de Dios, quebrantando cada una de sus instrucciones que se encuentra descritas en su bendita Palabra. Dios en su profundo amor por toda la humanidad, no permitió que la muerte reinara eternamente en este mundo, sino que la destruyó definitivamente gracias al sacrificio de su amado Hijo en la cruz del calvario. La entrega de Jesucristo, fue la muestra del gran amor de Dios por toda la humanidad pecadora, y esta acción sublime realizada por Cristo, da vida eterna a todos los que reciben en su corazón esta buena nueva de salvación “Dios nos mostró ese gran amor por medio de lo que Jesucristo nuestro Salvador hizo por nosotros. Porque él destruyó a la muerte y, por medio de la buena noticia, nos ha dado la vida eterna.” 2 Timoteo 1:10. TLA.

Antes de que viniera Jesucristo a este mundo, toda la humanidad estaba condenada a la muerte, y no solo a la muerte física, sino a la muerte espiritual, que es la separación definitiva de la presencia de Dios. La muerte física y la muerte espiritual son las consecuencias terribles que trajo el ingreso del pecado a este mundo y a la vida de los hombres, y desde entonces ha ejercido su dominio sobre ellos. La muerte física no implica tanto dolor como la muerte espiritual, ya que en la muerte física, el cuerpo solo deja de tener vida en este mundo y ya, pero en la muerte espiritual, el alma sigue viva eternamente pero lejos de la presencia de Dios, condenada a una eternidad de sufrimiento en el lago de fuego. Con la venida de Cristo a este mundo y su sacrificio, destruyó definitivamente las consecuencias del pecado, específicamente la muerte espiritual. Gracias a la entrega de Jesucristo, todos podemos acceder a la presencia de nuestro amado Padre Celestial, pero esto solo será posible si aceptamos en nuestro corazón la acción salvífica de Cristo.

Pese a que no merecemos nada debido a nuestra constante rebeldía, nuestro Padre Celestial ha demostrado su profundo amor por cada uno de nosotros, y nos ha dado la posibilidad de que escapemos definitivamente de la muerte espiritual, ahora de nosotros depende si aceptamos o no, su profundo amor y su salvación. ¿Si todavía no hemos aceptado este maravilloso ofrecimiento gratuito que nos hace Dios, que esperamos? No pensemos más, aceptemos hoy mismo la libertad de las consecuencias de nuestros pecados, aceptemos su amor, la salvación y la vida eterna que nos ofrece gratuitamente. Para esto, lo único que tenemos que hacer es creer en el sacrificio que realizó Jesucristo y aceptarlo en nuestro corazón.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x