Jesus Is Life

SI TE PIDE PERDÓN, PERDÓNALO

SI TE PIDE PERDÓN, PERDÓNALO

En el camino trazado por Cristo para todos nosotros que hemos alcanzado su perdón y la justificación de nuestros pecados, hay muchos peligros que nos pueden desviar de ese camino, siendo uno de estos peligros el abrigar rencor en nuestro corazón contra nuestro prójimo, y existe un peligro más grave todavía, y es el de rehusarnos a perdonar cuando la persona que nos ofendió, nos pide perdón por el mal que nos ha hecho. Ante esta posible postura que podemos tomar, nuestro Señor nos hace la siguiente advertencia: «Así que, ¡tengan cuidado con lo que hacen! Si tu amigo te hace algo malo, llámale la atención. Si te pide perdón, perdónalo. No importa si en un solo día te hace muchas maldades; si él te pide perdón, perdónalo». Lucas 17:3-4 TLA.

Cristo no solo nos advierte de la actitud que podamos tomar con las personas que nos ofenden, sino que también nos instruye lo que debemos hacer. Cristo nos pide que tratemos de restaurar la relación con nuestro ofensor por medio de la amonestación, ya que posiblemente nuestro ofensor, no se dé cuenta del daño que nos ocasionó con sus acciones o con sus palabras, o el daño que se hicieron a sí mismos, ya que el ofender a otros, es un pecado delante de Dios y serán juzgados si no han buscado el perdón de sus acciones. La amonestación debemos hacerla con amor, llamarles la atención por lo que hicieron, pedirles explicación de que los llevó a actuar de esa manera, y por último exhortarles a arrepentirse para que eviten las consecuencias de su acciones o descuidos.

Cristo no solo nos pide que amonestemos y ayudemos a las personas a que recapaciten del mal que nos han hecho, sino que también les perdonemos, si nos piden perdón. Esta parte del pedido que nos hace Cristo, es difícil para la mayoría de nosotros, ya que somos buenos para amonestar, pero malos para extender nuestro perdón. Nuestra verdadera devoción y amor a Cristo, se demostrará en el cumplimento de este pedido, además nos ayudará a reflexionar de como nuestro Señor en la cruz del calvario, perdonó cada una de nuestras ofensas, y como en la actualidad, cada instante sigue perdonando nuestras faltas y pecados.

Debemos desechar el rencor de nuestro corazón, y permitir que la misericordia y la compasión sean parte de nuestro ser, ya que solo esas virtudes que son propias de nuestro Señor, nos ayudarán a perdonar a las personas que nos lastiman, y no solo perdonarles una vez, sino todas las veces que fuese necesario. Debemos estar siempre dispuestos a perdonar a nuestro prójimo si muestra un genuino arrepentimiento de sus malas acciones contra nosotros. Al perdonarles, no solo restableceremos una relación con nuestro prójimo, sino que también les liberaremos y nos libraremos de cualquier culpa delante de nuestro amado Padre Celestial.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x