Jesus Is Life

CUIDEMOS NUESTRA MENTE

CUIDEMOS NUESTRA MENTE

Generalmente cuando un creyente comete alguna falta grave que está en contra de la voluntad de Dios, no asume su culpa, sino que le hace responsable de esa falta o pecado a Satanás. Se podría pensar que algunos pasajes de las Sagradas Escrituras apoyan esta forma de pensar de los creyentes, pero la realidad es que toda falta o pecado que el hombre comete, nace en su propia mente, y lo que hace Satanás es darle un pequeño empujoncito para que el hombre termine por cometer ese pecado que ya tenía pensado hacer con anterioridad. La mente es la que controla los pensamientos de los hombres, y en ella se trama todo lo que vaya a decir o hacer, sean estas acciones buenas o malas. Todo absolutamente todo nace en la mente del hombre, por eso el escritor de los proverbios da este sabio consejo a todos los hombres y especialmente a los hijos de Dios. “Y sobre todas las cosas, cuida tu mente, porque ella es la fuente de la vida.” Proverbios 4:23 TLA.

Ya que todo lo que nosotros vayamos a decir o hacer nace en nuestra mente, es importante y fundamental que la controlemos, para que nuestros pensamientos no nos lleven a decir o hacer cosas de las cuales después nos tengamos que arrepentir. La forma que nosotros podemos controlar nuestros pensamientos es mediante lo que almacenamos en el. Si nosotros llenamos nuestra mente de cosas malas y perversas, seguramente nuestros pensamientos serán para decir o hacer cosas malas. Cosas que ofendan a Dios en gran manera y nos hagan merecedores de un severo castigo. Pero si llenamos nuestra mente de cosas buenas, como la Palabra de Dios, seguramente nuestros pensamientos serán para decir o hacer cosas buenas. Si nuestra mente está llena de la Palabra de Dios, nos ayudará a controlar nuestros impulsos de hacer lo malo y así evitará que pequemos contra Dios.

Nuestra mente es la fuente de la vida, ya que depende de ella para que seamos condenados a una eternidad de sufrimiento, o vivificados para vivir eternamente en el reino de los cielos junto a nuestro Padre Celestial. Cada uno de nosotros somos responsables de lo que pensamos ya que tenemos el poder de controlarlo. Podemos pensar en situaciones lascivas y provocativas que nos llevarán a cometer pecados sexuales, sean de pensamientos o de hechos. Pero si pensamos en lo verdadero, lo honorable, lo justo, lo puro, lo bello y lo admirable, nuestras palabras y acciones serán para honrar y glorificar a nuestro Padre Celestial, su Hijo y al Espíritu Santo. Ya no echemos la culpa de nuestros pecados a Satanás, en su lugar, tratemos de cuidar a toda costa nuestra mente, ya que es la fuente de vida que nos puede ayudar a dirigir nuestras palabras y acciones en conformidad a la voluntad de nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x