Jesus Is Life

VUELVA SU MIRADA A DIOS

VUELVA SU MIRADA A DIOS.

OSEAS 12:2 Ahora el SEÑOR presenta cargos contra Judá. Está a punto de castigar a Jacob por todos sus caminos engañosos y cobrarle por todo lo que hizo. 6 Así que ahora, vuélvete a tu Dios. Actúa con amor y justicia, y confía siempre en él. 10 Yo envié a mis profetas para advertirte con numerosas visiones y parábolas. 14 Pero el pueblo de Israel amargamente ha provocado al SEÑOR, ahora el Señor los sentenciará a muerte en pago por sus pecados. NTV.

El castigo de Dios sobre la maldad y el pecado es eminente. Este castigo sobre la humanidad rebelde y pecadora llegará en el momento que la copa de la ira del eterno Creador desborde. Ese día toda la tierra temblará, y nadie podrá contener su ira. Todo el mundo sentirá su poder, gloria y majestad. Los que osen enfrentarse a Su poder, quedarán destruidos y avergonzados, porque ningún armamento creado por el hombre podrá contra Él. Esta sentencia de juicio y destrucción sobre las personas malvadas y pecadoras se encuentran claramente registradas en las páginas de las Sagradas Escrituras, por eso, ninguna persona podrá justificarse en ese día de ira, de no haber conocido la sentencia dictada sobre la maldad y el pecado.

No siempre conocer las consecuencias de infringir las leyes detiene a los hombres de infringirlas, muchos de ellos las infringen pensando erróneamente que podrán escaparse de las consecuencias. Posiblemente algunos logren escapar, pero la mayoría tendrá que asumir las consecuencias de sus actos. Algunas personas podrán eludir las consecuencias de infringir las leyes humanas, pero eludir las consecuencias de infringir las leyes divinas nadie lo podrá. Todos los que infrinjan las leyes de Dios, recibirán el furor de su ira, tal como lo recibió el pueblo hebreo en el pasado. Dios antes de dictar una sentencia definitiva en contra del pueblo hebreo, le había enviado advertencias tras advertencias por medio de sus profetas, pero esas advertencias no fueron atendidas por el pueblo, en su lugar agudizaron más en la práctica de la idolatría y el pecado. Con esta actitud necia y rebelde, el pueblo israelí amargamente le provocó al SEÑOR, por eso el Señor los sentenciaría a muerte como pago por sus pecados.

Ante la proximidad de la ejecución de la sentencia contra Israel, el eterno Creador por medio del profeta Oseas, llamó al pueblo judío para presentar cargos en su contra, debido a que el Señor de los Ejércitos Celestiales estaba a punto de castigar al pueblo israelí por todos sus caminos engañosos y cobrarle por toda la maldad que había hecho a lo largo de los años. La sentencia contra Israel estaba dada y apunto de ejecutarse, pero la sentencia definitiva contra Judá todavía no se había dado, por eso, antes que Judá pueda apuntar el dedo acusador a la idolatría y el pecado del reino del norte, el profeta Oseas por medio de esta presentación de cargos en su contra, le recordó que él también se había descarriado de los caminos de Dios, y merecía el mismo castigo que estaba a punto de caer sobre Israel. Por eso, para que no tenga el mismo destino, el profeta le pidió a Judá que volviera su mirada al único Dios verdadero. Que empezara a actuar con amor y justicia, apartándose de la idolatría y el pecado, y confiara plenamente en Él.

Queridos hermanos. El llamado de atención que hizo Dios a Judá por medio del profeta Oseas, lo hace en la actualidad a toda la humanidad, ya que toda la humanidad al igual que Israel se ha apartado de los caminos de Dios, y está caminando por caminos engañosos que los lleva a la condenación eterna. A todo aquel que no atienda a este llamado, el Señor le cobrará por toda la maldad que haya cometido a lo largo de sus años. Su sentencia será la muerte, pero no la muerte física, sino la muerte espiritual. Esta muerte es la separación definitiva entre Dios y el hombre. Todo aquel que pase por esta muerte será destituido definitivamente del reino de los cielos y condenado a una eternidad de sufrimiento en el lago de fuego. Amigo. En la Biblia podemos encontrar todas las sentencias de Dios ejecutadas en contra de las naciones y hombres pecadores que no atendieron a sus advertencias ni mostraron arrepentimiento por haber ofendido grandemente a Dios. Si Dios ejecutó sus sentencias en el pasado, también lo hará en el futuro. Ninguna sentencia en contra de la maldad y el pecado quedará sin ejecutarse, por eso para que no sea parte de la ejecución de esta sentencia, debe arrepentirse de sus pecados y entregar su vida a Cristo Jesús.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x