Jesus Is Life

TIEMPO PARA ARREPENTIRSE

TIEMPO PARA ARREPENTIRSE.

OSEAS 8:1 ¡Toquen alarma! El enemigo desciende como un águila sobre el pueblo del SEÑOR, porque rompieron mi pacto y se rebelaron contra mi ley. 2 Ahora Israel me suplica: “¡Ayúdanos, porque tú eres nuestro Dios!”. 3 Pero es demasiado tarde. Los israelitas rechazaron lo bueno, y ahora sus enemigos los perseguirán. 7 Sembraron vientos y cosecharán torbellinos… 8 El pueblo de Israel ha sido tragado; ahora está tirado en medio de las naciones como una olla vieja y descartada. 9 Como asno salvaje en celo, los israelitas se han ido a Asiria. Se vendieron y se entregaron a muchos amantes. 10 Pero aunque se han vendido a muchos aliados, ahora los reuniré para el juicio… NTV.

Escuchar y atender las advertencias, es algo que no les gusta a las personas, por eso se enfrascan en grandes y terribles problemas. Al encontrarse sumergidos en un mar de problemas, recién capacitan del error que cometieron al no escuchar las advertencias y muestran arrepentimiento. Algunas veces el arrepentimiento puede ser demasiado tarde, ya que al esperar, el problema puede agravarse tanto que ya no existan posibles soluciones a esos problemas. Esperar hasta el último para mostrar arrepentimiento, es un error muy grave que las personas pueden cometer, pues el tiempo se les puede acortar, y ya no tengan la posibilidad de mostrar arrepentimiento. Cuando el pueblo hebreo se sumergió en el pecado de la idolatría, el eterno Creador envió una y otra vez advertencias para que recapacitaran de su mal proceder y mostraran arrepentimiento, pero en vez de escuchar las advertencias, se sumergieron más y más en sus pecados.

Durante los años de vida del profeta Oseas, todos los habitantes de la nación hebrea le habían dado la espalda a Dios, habían abandonado cado uno de los decretos que Dios les había dado a sus antepasados. Dentro del gobierno habían colocado a personas que no tenían temor de Dios, ni amaban andar bajo sus leyes y estatutos. Además, rendían culto y adoración a dioses que ellos mismos habían fabricado con sus manos. El pueblo estaba sumergido en una completa depravación. Con estas acciones reprochables, Israel había sembrado tempestades y aflicciones para el futuro, de las cuales no iban a tener escapatoria. El día de la aflicción llegó para la nación, y Dios descargó toda su ira sobre el pueblo escogido, permitiendo que los ejércitos enemigos atacaran y destruyeran las ciudades de la nación hebrea. En su desesperación, algunos israelitas escaparon a diferentes naciones vecinas para resguardar sus vidas. En esos momentos de angustia, algunos se acordaron de su Creador y clamaron por su ayuda. Pero el clamor del pueblo era demasiado tarde, ya que el juicio de Dios había llegado y no había marcha atrás, tenía que seguir su curso para que se cumplan los propósitos de Dios.

Antes de que el juicio descendiera sobre Israel, Dios había dado muchas oportunidades a su pueblo para que se arrepintiera, les había enviado advertencias, pero ellos habían hecho caso omiso a esas advertencias y prefirieron seguir en sus caminos de maldad y pecado. Israel había desaprovechado todas las oportunidades para mostrar arrepentimiento y no ser parte del juicio divino. Ellos solo mostraron arrepentimiento cuando el juicio finalmente descendió, pero ese arrepentimiento fue demasiado tarde, ya que Dios no estaba dispuesto a detener su ira y salvarles de las manos de sus enemigos, y no solo eso, sino que también Su ira iba a perseguir a todos los que hayan logrado escapar a las naciones vecinas. Dios estaba dispuesto a purgar toda la maldad de su pueblo.

Queridos hermanos. Las palabras de Dios son claras y concisas, y se cumplen a cabalidad. Su palabra afirma que: “Todo lo que el hombre sembrare eso también segará.” La nación hebrea había sembrado, rebeldía, desobediencia, y abandono de las leyes de Dios, por lo cual cosechó: aflicción, dolor y la destrucción de su nación. Nadie puede escaparse de las consecuencias de sus actos, nadie puede escaparse de los justos juicios de Dios. Amigos. Cuando Israel trató de buscar a Dios y su perdón, fue demasiado tarde, ya que el tiempo para el arrepentimiento de Israel había terminado. En la actualidad, el tiempo para arrepentirse y buscar el perdón de Dios está vigente. Dios está dando la oportunidad a toda la humanidad para que muestren arrepentimiento de sus pecados y reciban el sacrificio de su amado Hijo. Pero este tiempo también caducará como caducó para el pueblo hebreo, por eso antes de que caduque este tiempo, debe aprovechar si todavía no ha entregado su vida a Cristo Jesús, pues cuando caduque el tiempo, ya no habrá oportunidad para que escape de la ira del Dios viviente.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x