Jesus Is Life

JUICIO CONTRA LA IDOLATRÍA

JUICIO CONTRA LA IDOLATRÍA.

OSEAS 5:1 Escuchen esto, ustedes sacerdotes. Presten atención, líderes de Israel. Escuchen, miembros de la familia real. Se ha pronunciado sentencia contra ustedes porque han llevado al pueblo a una trampa, al rendirles culto a ídolos en Mizpa y Tabor. 9 … Israel: en el día de tu castigo, te convertirás en un montón de escombros. 11 El pueblo de Israel será aplastado y demolido por mi juicio, porque están decididos a rendir culto a ídolos. 12 Destruiré a Israel como la polilla consume la lana. Dejaré a Judá tan débil como madera podrida. 14 Seré como un león a Israel, como un león joven y fuerte a Judá. ¡Los despedazaré! Me los llevaré y no quedará nadie para rescatarlos. NTV.

La adoración a las imágenes, esculturas y objetos creadas por manos humanas, o la adoración a los diferentes elementos de la naturaleza, o a los astros del firmamento, o la adoración a las personas sean que estén vivas o muertas, son consideradas algo normal por la sociedad humana, debido a que esta práctica se ha arraigado en la mente y en el corazón de los hombres con el pasar de los siglos y milenios. Pese a que la idolatría o la adoración a los diferentes elementos existentes sean físicos o abstractos, sean considerados normales para la sociedad humana, para el eterno Creador del universo, esta práctica es considerada como una abominación, por eso, todo aquel que la practique está en contra de su voluntad, y será condenado en el final de los tiempos si no se aparta de ella.

En los tiempos del antiguo testamento, todas las naciones de la región de Mesopotamia, rendían culto y adoración a los diferentes elementos creados, sean físicos o abstractos, en esta práctica idolátrica incurrieron los habitantes de los reinos de Israel y Judá, abandonando de esta manera al Dios que les había rescatado de la esclavitud. Tras su liberación de la esclavitud, el pueblo hebreo voluntariamente había firmado un pacto con Dios, en el cual se comprometieron en rendir culto y adoración solo al único Dios verdadero, pero no pudieron sostener ese pacto perpetuo por mucho tiempo, ya que se dejaron arrastrar por las prácticas paganas de las naciones vecinas, y así quebrantaron su pacto con Dios. En esta transgresión del pacto, el pueblo hebreo incurrió una y otra vez, colmando de esa manera la ira del eterno Creador contra los reinos de Israel y Judá.

Ante la prostitución de su pueblo, Dios dictó una sentencia contra ellos, su sentencia fue la destrucción de estos dos reinos y esto lo dio a conocer por medio del profeta Oseas. En el día de su castigo, Israel y Judá serían reducidos a escombros, Dios en su profunda ira, aplastaría y demolería los cimientos de las ciudades de estos dos reinos, porque no pudieron conservar su pacto perpetuo, y se dieron a los dioses de las naciones paganas, como una esposa se da a los brazos de otros hombres, traicionando así a su fiel esposo. Dios prometió que destruiría a Israel como la polilla consume la lana, y dejaría a Judá tan débil como madera podrida. El Señor en su promesa de destrucción a estos reinos, acotó que Él sería como un león a Israel, y como un león joven y a Judá, y los devoraría completamente. Con Dios nadie puede jugar, y todo aquel que ose hacerlo, sentirá su profundo furor.

Queridos hermanos. Aunque parezca inofensivo la adoración a los diferentes objetos creados, sean físicos o abstractos, no lo son, ya que la adoración a estos objetos ofende de gran manera al Creador del universo. Dios es el creador de todo lo que subsiste en el universo y más allá, todo existe porque fue su voluntad, por eso ninguna cosa creada merece ser adorado sino solamente Él. Todo aquel que rinda culto y adoración a los objetos creados, se vuelven idólatras y enemigos de Dios por preferir a objetos inertes antes que a Él, que es la fuente de la vida y la existencia del universo. Los reinos de Israel y Judá, abandonaron a su creador y rindieron culto y adoración a los dioses de las naciones paganas, razón por la cual fueron sentenciados a una fatal destrucción. Algo similar sucederá con todas las personas que prefieran rendir adoración a los objetos antes que a Él. Este juicio y sentencia, serán en el final de los tiempos. Hermanos. Nuestro culto y adoración tiene que ser sol a Dios, ya que Él con su infinito poder nos dio vida, y no solo eso, sino que también nos rescató de la condenación eterna por medio del sacrificio de su amado Hijo Cristo Jesús. Ahora que pertenecemos a Él, tenemos que mantenernos fieles y presentar nuestro culto y adoración solo a Él, porque si lo traicionamos, seremos severamente castigados en el final de los tiempos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x