Jesus Is Life

UN BUEN LÍDER ESPIRITUAL

UN BUEN LÍDER ESPIRITUAL.

OSEAS 4:1 ¡Escucha la palabra del SEÑOR, oh pueblo de Israel! El SEÑOR ha presentado cargos en tu contra, diciendo: No hay fidelidad, ni bondad ni conocimiento de Dios en tu tierra. 4 … ¡Mi queja, sacerdotes, es con ustedes! 6 Mi pueblo está siendo destruido porque no me conoce. Así como ustedes, sacerdotes, se niegan a conocerme, yo me niego a reconocerlos como mis sacerdotes. Ya que olvidaron las leyes de su Dios, me olvidaré de bendecir a sus hijos. 7 Mientras más sacerdotes hay, más pecan contra mí. Han cambiado la gloria de Dios por la vergüenza de los ídolos. 9 “Y lo que hacen los sacerdotes, el pueblo también lo hace”. Así que ahora castigaré tanto a los sacerdotes como al pueblo por sus perversas acciones. NTV.

Estar al frente de una congregación tiene muchas responsabilidades, siendo una de ellas la de alimentar con la palabra de Dios a toda la congregación, ya que si no cumplen esta tarea de manera responsable, la congregación no alcanzaría una adecuada madurez, y sin una adecuada madurez, los problemas y las aflicciones pueden hacer que la congregación abandone su fe y vuelvan a los caminos del mundo. Además, los pastores son responsables directos de la vida espiritual de toda la congregación, si alguno de ellos se extravía y se pierde, tendrán que rendir cuentas ante Dios, y serán juzgados por su negligencia en la tarea encomendada, tal como fueron juzgados los líderes religiosos de la nación hebrea en el pasado.

El eterno Creador, designó a los descendientes de Aarón como sacerdotes para que velaran por la vida espiritual de toda la nación. Al principio, los sacerdotes cumplieron su rol a cabalidad, pero con el pasar de los tiempos, la fidelidad de ellos hacia Dios fue desvaneciéndose, se dejaron llevar por la ambición y el deseo de imitar las costumbres de las religiones de las naciones paganas. Bajo este deseo, los sacerdotes judíos comenzaron a adorar a los dioses cananeos, y muy pronto cambiaron la gloria del único Dios verdadero por la vergüenza de Baal, y dejaron de rendir culto y adorar a Dios completamente. Con este ejemplo reprochable, contagiaron casi a toda la nación. El pueblo rápidamente empezó a abandonar las leyes y mandamientos de Dios, y empezó a rendir culto y adoración a los dioses paganos en los montes más altos del reino.

Tras la instauración de la idolatría en el reino del norte, o Israel, las nuevas generaciones no conocían al Dios de sus padres. Al Dios que les había dado un lugar para que se establecieran como nación, ya que los sacerdotes al adoptar a los dioses paganos, dejaron de enseñar al pueblo las leyes y los mandamientos del único Dios verdadero, impidiendo de esta manera que las nuevas generaciones conozcan al eterno Creador. Debido a esta negligencia, Dios acusó a los líderes religiosos de no dejar que el pueblo lo conociera. Esta acusación la realizó por medio del profeta Oseas. Dios no solo presentó cargos en contra de los sacerdotes, sino que también dictó sentencia contra ellos. Dios dejó de reconocerlos como sus sacerdotes y también decretó un castigo para ellos. Pero ese castigo no solo recaería sobre los sacerdotes, sino también sobre toda la nación. Cuando lo sacerdotes empezaron a presentar culto y sacrificio a los dioses paganos, el pueblo no mostró discernimiento, sino que ellos también se unieron a esas prácticas perversas, haciéndose así culpables de idolatría al igual que los sacerdotes.

Queridos hermanos. Los líderes religiosos de Israel, en vez de velar por el bienestar espiritual de sus compatriotas, les arrastraron a la idolatría y a la condenación. Algo similar sucede en el presente, pues existen algunas sectas religiosas que en vez de llevar a sus adeptos a la presencia de Dios, los llevan a la condenación. Ya que en vez de enseñar correctamente la palabra de Dios, la tuercen a sus antojos, y llevan al error a muchas personas, y las arrastran a la condenación eterna conjuntamente con ellos. Hermanos. El liderazgo espiritual es una responsabilidad muy grande, ya que si alguno de los que Dios le encargó se pierde, tendrá que rendir cuentas ante Dios cuando este en su presencia. Por eso, ya sea que usted enseñe en la Escuela Dominical, trabaje en la oficina de la iglesia, guíe un grupo pequeño o guíe un estudio bíblico, no tome a la ligera la responsabilidad que Dios le dio. Sea un líder diligente que siempre guía a todos a la presencia de Dios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x