Jesus Is Life

TOCAR FONDO

TOCAR FONDO

Cuando el orgullo gobierna nuestro ser, es difícil admitir los errores que cometemos y mucho más si todo marcha bien en nuestra vida. El orgullo hace que no prestemos atención a los consejos que nos dan nuestros padres o las personas mayores, y siempre tratamos de hacer lo que dicte nuestra naturaleza carnal. Pero cuando las cosas se ponen grises y todo empieza a marchar mal en nuestra vida, en esos momentos difíciles que hemos tocado fondo, recapacitamos de las malas decisiones que hemos tomado. Este fue el caso del hijo pródigo, que solo recapacitó de sus errores al momento que tocó fondo, y tomó la sabia decisión de regresar a los brazos de su padre con un corazón arrepentido: El joven empezó a decirle: “¡Papá, me he portado muy mal contra Dios y contra ti! ¡Ya no merezco ser tu hijo!” Lucas 15:21. TLA.

Esta narrativa Bíblica es bien conocida por los cristianos y pueda que también sea conocida por personas que todavía no tienen a Cristo en sus corazones. Pese a que esta historia es conocida, muchos hijos cristianos cometen los mismos errores que el hijo pródigo y al igual toman la decisión errónea de emprender sus caminos siguiendo los impulsos de su corazón, que está dominado por el orgullo, y su naturaleza carnal. Pero cuando se ven en apuros tal como el hijo pródigo, recapacitan de su mal proceder y se arrepienten de haber seguido los impulsos de su corazón. El seguir los impulsos del corazón, es un error recurrente en el cristiano, ya que al seguir esos impulsos van en contra de la voluntad de Dios para sus vidas, pero muchas veces Dios deja que sigan adelante, pues su meta es que sus hijos descarriados toquen fondo y recapaciten de los errores que cometieron al alejarse de Su voluntad. Pues si no tocan fondo, nunca levantarían su mirada al cielo para buscar misericordia y perdón de su Padre Celestial.

Cuando el hijo pródigo volvió arrepentido, su padre corrió a su encuentro, se asió de su cuello y le besó. No habría sido justo perdonarle si no hubiera mostrado primero arrepentimiento. Este principio es utilizado por nuestro Padre Celestial, por eso cuando alguno de sus hijos, muestra arrepentimiento de todo corazón, Él extiende su brazo amoroso para acogerlo en su regazo, perdonando cada una de sus faltas y dándole el privilegio que pueda morar eternamente junto a Él en su Reino. Si hemos fallado a Dios por seguir los impulsos de nuestro corazón, no esperemos hasta tocar el fondo para recapacitar de los errores que hemos cometido, hoy mismo mostremos un sincero arrepentimiento y pidamos perdón de todo corazón a Dios antes de que las situaciones agraven en nuestra vida. Dios en su amor y misericordia, nos acogerá nuevamente en sus brazos y nos perdonará todos nuestros pecados.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x