Jesus Is Life

TRAICIÓN A DIOS

TRAICIÓN A DIOS.

OSEAS 1:1 El SEÑOR le dio este mensaje a Oseas, hijo de Beeri, durante los años en que Uzías, Jotam, Acaz y Ezequías eran reyes de Judá, y Jeroboam II, hijo de Yoás, era rey de Israel. 2 Cuando el SEÑOR le habló por primera vez a Israel por medio de Oseas, le dijo al profeta: Ve y cásate con una prostituta, de modo que algunos de los hijos de ella sean concebidos en prostitución. Esto ilustrará cómo Israel se ha comportado como una prostituta, al volverse en contra del SEÑOR y al rendir culto a otros dioses. NTV.

Uno de los trabajos más repudiados por la sociedad humana: es la prostitución. Pues argumentan que este trabajo es denigrante y deshonroso para cualquier persona que la ejerza. Este deshonroso oficio, es uno de los más antiguos de la historia humana, y era ejercida explícitamente por las mujeres, pero en las últimas décadas, todo esto ha cambiado, ya que este oficio ha llegado a ser ejercida por los hombres también. Algunas personas se han visto forzadas a ejercer este oficio debido a la dificultad de encontrar un sustento diario, pero otras personas han encontrado en la prostitución la facilidad de conseguir dinero y bienes. En la Biblia cuando se habla de prostitución, no solo se refiere explícitamente a las relaciones sexuales indebidas entre un hombre y una mujer, sino que también se refiere a la traición en las prácticas religiosas de los pueblos y naciones del mundo. La Biblia específicamente se refiere a la traición del pueblo hebreo a su Creador.

Después de rescatar al pueblo hebreo de su esclavitud, el eterno Creador hizo un pacto perpetuo con ellos. Dios se comprometió para adoptar a Israel como su pueblo escogido y ellos se comprometieron para adoptar a Dios como su único Dios verdadero. En este compromiso, Dios iba a derramar de su dádivas en la vida de todos los habitantes del pueblo, y el pueblo iba a rendir su culto y adoración solo al único Dios verdadero. A lo largo de los años, Dios cumplió fielmente su promesa, y bendijo en gran manera a Israel. Le dio un territorio extenso y fértil para que se estableciera como una nación. Además, le ayudó a vencer en batalla a sus enemigos, les dio un rey, y también una gran prosperidad económica y no solo eso, sino que también les dio fama y poder. Pese a que Dios fielmente cumplió su promesa, el pueblo no fue fiel a su promesa, sino que la quebrantó una y otra vez, pisoteando de esa forma el pacto perpetuo que había hecho libre y voluntariamente.

El pueblo hebreo rápidamente adquirió prosperidad económica gracias a las bendiciones de Dios, pero no le agradeció por la prosperidad que había adquirido, sino que se sintió seguro y poco a poco se apartó de los caminos de Dios, quebrantó sus leyes y los mandamientos que había recibido por medio de Moisés, y dejo de rendirle culto y adoración. Luego de abandonar al único Dios verdadero, empezaron a rendir culto y adoración a ídolos, imágenes y dioses de las naciones paganas como si ellos les hubiesen dado todo lo que poseían. Al rendir culto y adoración a estos dioses, se prostituyeron, ya que de acuerdo al pacto que establecieron, eran propiedad exclusiva del eterno Creador. Debido a esta traición, Dios levantó al profeta Oseas para que lleve su mensaje de juicio sobre la nación a todos sus compatriotas. Oseas Se desempeñó como profeta en el reino de Israel, durante el reinado de Jeroboam II. Los últimos seis reyes de este reino fueron malvados; establecieron impuestos altos, oprimieron a los pobres, y casi todo el pueblo había adoptado una conducta inmoral y la religión idólatra de sus vecinos cananeos, y no tenían respeto alguno por el único Dios verdadero. El papel de Oseas sería la de mostrar la condición pecaminosa del pueblo y la infidelidad a Dios, su esposo y proveedor. Para dar este mensaje al pueblo hebreo, Dios le ordenó que se casara con una prostituta, ya que Israel se había comportado como una de ellas al rendir culto y adoración a los dioses de las naciones paganas.

Queridos hermanos. Con frecuencia nosotros nos comportamos como el pueblo de Israel, cuando despejamos ya Dios del primer lugar que tiene que tener en nuestro corazón. Al preferir otras cosas antes que a Dios, nos prostituimos, porque las cosas que hemos preferido se vuelven nuestros nuevos dioses, y a ellos les dedicamos más tiempo como si les rindiésemos culto y adoración. Hermanos. Pese a que prefiramos otras cosas antes que a Él, Dios en su misericordia es paciente con nosotros y espera que recapacitemos de nuestro mal proceder y volvamos nuestra mirada a Él, y empecemos a rendirle culto y adoración solo a Él. Si realmente amamos a Dios, ya no sigamos prostituyéndonos, despojemos de nuestra mente y de nuestro corazón todo aquello que está ocupando el primer lugar que solo Dios se merece en nuestra vida.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x