Jesus Is Life

ORAR ANTES DE ESTUDIAR LA BIBLIA

ORAR ANTES DE ESTUDIAR LA BIBLIA.

DANIEL 9:1 Era el primer año del reinado de Darío, el medo, hijo de Asuero, quien llegó a ser rey de los babilonios. 2 … yo, Daniel, al estudiar la palabra del SEÑOR, según fue revelada al profeta Jeremías, aprendí que Jerusalén debía quedar en desolación durante setenta años. 3 Así que dirigí mis ruegos al Señor Dios, en oración y ayuno. También me puse ropa de tela áspera y arrojé cenizas sobre mi cabeza. 21 Mientras oraba, Gabriel, a quien había visto en la visión anterior, se me acercó con rapidez a la hora del sacrificio de la tarde. 22 Él me explicó: Daniel, he venido hasta aquí para darte percepción y entendimiento. 23 En cuanto comenzaste a orar, se dio una orden y ahora estoy aquí para decírtela, porque eres muy precioso para Dios. NTV.

Al momento de emprender un
minucioso estudio de todas las páginas de las Sagradas Escrituras, es común que los estudiantes de la palabra de Dios se encuentren con pasajes difíciles y complicados de interpretar o comprender, el verdadero mensaje de esos pasajes. Ya que no todo el contenido Bíblico es de fácil interpretación, por eso los pasajes difíciles solo pueden ser entendidas bajo la inspiración e iluminación del Espíritu Santo. Esta dificultad para interpretar algunos pasajes Bíblicos, no solo es propia de la época presente, sino también de la época del período del Antiguo Testamento, ya que en esa época, los judíos que amaban fervientemente la palabra de Dios, ya presentaban dificultades para interpretar y comprender algunas revelaciones divinas dados a los verdaderos profetas de Dios.

El profeta Daniel amaba profundamente la palabra de Dios, por eso la estudiaba frecuentemente, ya que anhelaba mantener direccionada su vida bajo la voluntad de su Creador. El amor por la palabra de Dios, no se muestra por tener la colección impresa de todas las versiones de la Biblia, ni tampoco por tener instalada las aplicaciones Bíblicas en nuestros ordenadores y dispositivos móviles. El verdadero amor por la palabra de Dios, se muestra por el estudio profundo y constante de ella y su aplicación en la vida. Pues de nada vale tener el conocimiento intelectual de las Escrituras si no se muestra la transformación espiritual por la aplicación de ella en la vida cotidiana.

En su profundo estudio de la palabra de Dios, el profeta Daniel se encontró con un pasaje que le fue difícil de comprender. Este pasaje se encontraba en el rollo escrito por el profeta Jeremías, y trataba acerca de los 70 años que permanecería en ruinas la ciudad santa de Jerusalén. El profeta quedó perturbado con estas profecías, debido al momento que su nación estaba atravesando. Por eso anheló desde lo más profundo de su ser, saber el significado de las profecías de Jeremías y el porvenir que le esperaba a su nación.

Como cualquier otro judío, Daniel amaba su país, y al estar desterrado de su nación por muchos años, anhelaba pronto regresar a sus tierras y ver de nuevo su ciudad reconstruida. Con ese anhelo ferviente de ver restaurada su nación, el profeta Daniel en el primer año del reinado de Darío, extendió un profundo clamor a Dios, además, ayunó y en señal de completa humillación ante su Creador, se vistió de ropa de tela áspera y se puso cenizas sobre su cabeza. Mientras Daniel todavía extendía su plegaria al Todopoderoso, el ángel Gabriel, a quien había visto en su visión anterior, se le acercó rápidamente para explicarle el significado del pasaje que había estado estudiando, y el cual le había ocasionado una gran perturbación. El ángel Gabriel, no solo se acercó a Daniel para explicarle el pasaje del profeta Jeremías, sino también para darle a conocer el profundo amor que le tenía Dios.

Queridos hermanos. Cuando Daniel se encontró con un pasaje difícil de comprender, se humilló delante de Dios y pidió su ayuda para comprender su mensaje, y el Señor en su fidelidad envió a uno de sus ángeles para ayudar a su amado siervo. Es una realidad a lo largo de las Sagradas Escrituras, que existen pasajes que son realmente complicados de comprender, pero también es cierto que cuando nos encontremos con estos pasajes difíciles y complicados, podemos pedir la ayuda al Espíritu Santo, para que abra nuestro entendimiento y nos ayude a comprender el mensaje de nuestro Señor. Hermanos. Antes de empezar a escudriñar las Sagradas Escrituras, debemos extender nuestro clamor a Dios, pidiendo que el Espíritu Santo ilumine nuestra mente para poder interpretar correctamente el contenido Bíblico y no caer en falsas herejías, que no solo causaran daño a nosotros, si no a todas las personas que enseñemos erróneamente la palabra de Dios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x