Jesus Is Life

LA VIDA ESTÁ SUJETA A DIOS

LA VIDA ESTÁ SUJETA A DIOS

Cada día que pasa, el mundo se vuelve más peligroso, debido al continuo incremento de la violencia generalizada en todas las ciudades del mundo. El peligro que se corre es a cada hora del día, ya que la delincuencia no da tregua ni un instante. Ante este peligro latente durante las 24 horas del día, algunas personas han tomado la decisión de no salir de sus hogares, sino es para algo realmente importante y necesario, tratando así de resguardar sus vidas. Es un error creer que al estar encerrado en las cuatro paredes, o huir a una nación aparentemente donde no hay tanta violencia, se puede estar completamente a salvo de todos los peligros. Pueda ser que al estar completamente encerrado, se reduzca algunos peligros, pero no todos, ya que el riesgo de sufrir algún accidente está en todo lugar y a todo momento.

El hombre por más que pretenda, no puede escapar del peligro, ya que este lo atrapará en el lugar que se encuentre y al tiempo señalado si así fue determinado para su vida, y si no es el tiempo determinado, el hombre por más que esté en un lugar de peligro, no sufrirá ningún mal. Esto lo dio a conocer Cristo Jesús a sus discípulos, cuando ellos temían por la vida de su maestro que había tomado la decisión de regresar a Jerusalén pese a los peligros que ahí le esperaban: “Jesús les dijo: ¿No es cierto que el día tiene doce horas? Pues si uno anda de día, no tropieza, porque ve la luz que hay en este mundo; pero si uno anda de noche, tropieza, porque le falta la luz.” Juan 11:9-10 DHH.

A primera vista, las palabras de Jesús parecen desconectadas de la conversación que mantenía con sus discípulos, pero cada una de sus palabras tenía mucho sentido con el tema que estaban abordando. Ellos temían que si su Maestro regresaba a Jerusalén los judíos le asesinasen, pero con su respuesta les dio a entender que si no es la hora determinada para los acontecimientos nada puede suceder. En pocas palabras, Jesús dijo a sus discípulos: Si no era la hora determinada para que los judíos le puedan lastimar, no lo lastimarían por más que esté cerca de ellos. Esto era una realidad, ya que si Jesús regresaba a Jerusalén, o si los judíos trataban nuevamente de matarle, no podrían tener éxito. Ya que Su obra de redención a la humanidad aún no había terminado. Su hora de entregar su vida no había llegado todavía. Aunque nos cueste creer, todo está sujeto a los planes de Dios, ningún acontecimiento en la vida del hombre, o del mundo se puede adelantar o retrasar, todo se cumple a su debido tiempo. La vida del creyente está en las manos del Señor, y Él tiene señalados todos los eventos para cada día de su existencia, por eso nada puede impedir que se cumplan a cabalidad.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x