Jesus Is Life

UNA CONDUCTA INTEGRA

UNA CONDUCTA INTEGRA.

DANIEL 1:3 … el rey ordenó a Aspenaz, jefe del Estado Mayor, que trajera al palacio a algunos de los jóvenes de la familia real de Judá y de otras familias nobles, que habían sido llevados a Babilonia como cautivos. 4 le dijo. Asegúrate de que sean instruidos en todas las ramas del saber, que estén dotados de conocimiento y de buen juicio y que sean aptos para servir en el palacio real… 5 El rey les asignó una ración diaria de la comida y del vino que provenían de su propia cocina. 6 Daniel, Ananías, Misael y Azarías fueron cuatro de los jóvenes seleccionados… 8 Sin embargo, Daniel estaba decidido a no contaminarse con la comida y el vino dados por el rey. Le pidió permiso al jefe del Estado Mayor para no comer esos alimentos inaceptables. NTV.

Prácticas como el alcoholismo, tabaquismo, fornicación, adulterio, estafas y acciones semejantes a estas, se han hecho una práctica común en la sociedad humana, razón por la cual no están en contra de estas prácticas. Tan depravada está la sociedad que en algunos casos, promueven algunas de estas prácticas, debido a que están atrapados por los placeres de este mundo, por eso el deseo de todos es vivir bajo la práctica de esos placeres que les mantienen separados de la voluntad de Dios. Estas prácticas reprochadas por el Señor, cada vez se están volviendo más atrayentes a la mirada de los hombres, tanto que desde muy temprana edad ya están atrapados o sumergidos en algunas de estas prácticas, y no solo adolescentes y jóvenes que no conocen a Cristo, sino también, adolescentes y jóvenes procedentes de familias cristianas, porque a ellos no les importa su integridad como creyentes, sino disfrutar de los placeres que ofrece este mundo.

No todos los adolescentes y jóvenes cristianos se dejan dominar por los deseos de su carne, porque hay un grupo minoritario de adolescentes y jóvenes que anhelan con todo su corazón mantener su integridad intachable ante la sociedad y ante su Creador principalmente. Este mismo anhelo tuvo un grupo de jóvenes judíos en el pasado. Ellos estaban decididos a no contaminarse ni siquiera por el consumo de alimentos que eran considerados inaceptables por su pueblo. Estos jóvenes eran descendientes de la familia real judía, bien parecidos, sin ningún defecto físico, además eran cultos e inteligentes, entendidos en todos los campos del saber de su pueblo y de los pueblos vecinos. Ellos se encontraban en tierras del imperio babilonio, debido a que su reino fue invadido por este imperio, y ellos fueron llevados como prisioneros conjuntamente con otros compatriotas.

Daniel, Ananías, Misael y Azarías, eran los nombres de estos jóvenes judíos. Precisamente este grupo de jóvenes conjuntamente con otros jóvenes de otras naciones cautivas, fueron escogidos por órdenes del rey Nabucodonosor para que sirvan en la corte del rey. Pero antes de que ellos puedan servir, tenían que ser instruidos en la escritura e idioma de los caldeos y ser alimentados con la comida del rey. Entre la dieta del rey, constaban alimentos que eran prohibidos comer para el pueblo escogido de Dios, entre esos alimentos estaban los animales impuros. Por eso Daniel y sus amigos no querían ni siquiera probar bocado de esos alimentos, ya que al hacerlo, se contaminarían y quedarían indignos ante los ojos de su Creador. Pese al peligro que corrían sus vidas, Daniel y sus amigos pidieron permiso al jefe del Estado Mayor para no comer esos alimentos inaceptables, porque anhelaban mantener su integridad intachable ante su amado Creador. En momentos cuando la vida corre peligro, la mayoría de personas prefieren perder su integridad antes que perder su vida, en esto también incurren algunos creyentes pues añoran más su vida que su integridad ante los ojos del Señor.

Queridos hermanos. Mantener una integridad intachable debería ser uno de nuestros principales anhelos como seguidores de Cristo, sin importar lo que nos pueda pasar por conservarla. Daniel y sus amigos pese a su juventud decidieron conservar su integridad, sin importarles lo que les pueda pasar. Ellos decidieron no contaminarse hasta con el consumo de alimentos que eran prohibidos para su cultura. Si ellos tomaron esta postura con los alimentos, no nos podemos imaginar como habrán sido con el resto de cosas que fueron prohibidos por el Señor. Hermanos. Mantener una integridad intachable es difícil, pero debemos tratar de mantenerla, porque nuestra integridad es muy valiosa para nuestro Señor. Él anhela que todos sus seguidores mantengan una conducta intachable ante la sociedad, que nadie tenga razón para criticarlos o juzgarlos, sino que ellos tengan el anhelo de tener una conducta similar. Una conducta transformada por Cristo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x