Jesus Is Life

LA PALABRA DE DIOS

LA PALABRA DE DIOS

Es común escuchar entre las personas decir que las palabras que uno pronuncia tienen poder, pero muchas personas pasan por alto esta realidad del poder de las palabras, por eso en muchas ocasiones no miden sus palabras y terminan lastimando a su prójimo. Las palabras que uno pronuncia, tienen el poder para herir profundamente, más que un golpe físico o una puñalada con el cuchillo más filoso que pueda existir. Una herida ocasionada por las palabras no cicatriza con facilidad, sino que puede quedar la herida abierta para siempre. Si este poder tienen las palabras de los hombres, mucho más poder tiene la palabra de Dios, y esto lo afirma el escritor de la carta a los Hebreos: “Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12 DHH.

La Palabra de Dios no es simplemente la colección de escritos por los hombres, ni tampoco un medio de comunicar ideas. La Palabra de Dios tiene vida, y es más poderosa que las pronunciadas por los hombres. La Palabra viva es más filosa que el bisturí de un cirujano, por eso puede revelar lo más profundo del corazón del hombre, discierne lo que está dentro del corazón, tanto lo bueno como lo malo. Debido a este poder asombroso de la Palabra de Dios, ninguna persona que declare ser hijo puede engañarle, porque penetra hasta lo más profundo del ser y descubre la superficialidad de sus creencias e incluso sus intenciones falsas. La Palabra de Dios no solo descubre las falsas intenciones, sino que también suministra consuelo y alimento espiritual a los que realmente creen en Cristo Jesús. Además, es un instrumento de juicio y ejecución para los que no han recibido el perdón de sus pecados y la vida eterna.

Muchas personas creen que entrarán al reino de los cielos por el simple hecho de haber realizado la oración de fe, pero la realidad es que si no lo hizo de todo corazón, jamás entrará al reino de los cielos, y serán condenados al igual que las personas que nunca hicieron la oración de fe. La Palabra de Dios examina todo nuestro ser, incluso nuestros pensamientos que parecen que están muy ocultos y nunca serán revelados. Ante el poder de la Palabra de Dios, no hay secretos que no sean revelados, ni las intenciones de nuestro corazón. Si hay pecados por los cuales no hayamos pedido perdón, el Señor ya lo sabe. Si no estamos caminando rectamente como sus seguidores, también lo sabe. Por eso antes de que sea demasiado tarde, pongámonos a cuentas con el Señor y pidámosle perdón de todo corazón.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x