Jesus Is Life

RECOMPENSA A LA FIDELIDAD

RECOMPENSA A LA FIDELIDAD.

EZEQUIEL 44:5 Entonces el SEÑOR me dijo: Hijo de hombre, presta mucha atención. 10 … los hombres de la tribu de Leví que me abandonaron cuando Israel se alejó de mí para rendir culto a ídolos tendrán que sufrir las consecuencias de su infidelidad. 13 No se les permite acercarse a mí para ministrar como sacerdotes… 14 Servirán como cuidadores del templo a cargo del trabajo de mantenimiento y las tareas generales. 15 Sin embargo, los sacerdotes levitas de la familia de Sadoc continuaron sirviendo fielmente en el templo cuando los israelitas me abandonaron para rendir culto a ídolos. Estos hombres servirán como ministros míos… 16 Sólo ellos entrarán en mi santuario y se acercarán a mi mesa para servirme. Ellos cumplirán todos mis requisitos. NTV.

Después de muchos años de vida ministerial, la vida de servicio al Señor puede llegar a volverse monótono en algunos creyentes. Cuando eso ocurre, pueden perder toda la alegría y regocijo de servir a Dios con los dones y talentos recibidos por medio del Espíritu Santo, incluso pueden llegar a abandonar el ministerio que se les fue encomendado. Abandonar el ministerio es una traición que le desagrada a Dios, y todo aquel que ose hacerlo, tendrá que asumir las consecuencias de esta nefasta decisión. En el pasado, un gran número de sacerdotes de la tribu de Levi, abandonaron sus labores ministeriales encomendadas por el Señor, para rendir culto y adoración a los dioses paganos de la región, conjuntamente con sus compatriotas. Esta infidelidad y abandono a sus labores ministeriales les costaría muy caro.

Una vez que el profeta Ezequiel recorrió todos los rincones del nuevo templo, el Señor le dio instrucciones específicas de cómo debería instaurarse el servicio ministerial en el templo. El Señor le dio a conocer al profeta Ezequiel, que los sacerdotes levitas que le abandonaron cuando Israel se alejó de Él para rendir culto a ídolos, tendrían que sufrir las consecuencias de su infidelidad. Todos los que le abandonaron, perderían el privilegio de ministrar al pueblo en el nuevo templo de Jerusalén. Ellos nunca más podrían cumplir sus funciones sacerdotales y serían relegados a cumplir funciones secundarias como: La de porteros, celadores y trabajos de mantenimiento en el templo. Perder el privilegio de ministrar, era el peor castigo que podía sufrir un sacerdote levita, y era una completa vergüenza en presencia de sus compatriotas.

No todos los sacerdotes levitas abandonaron a Dios cuando la gran mayoría de los habitantes de Israel se rebelaron en contra de Yahvé, hubo un grupo minoritario de sacerdotes descendientes de Sadoc, que sirvieron con fidelidad a Dios a lo largo de sus vidas. Ellos no se apartaron de las leyes y mandamientos de su creador, ellos guardaron en su corazón las palabras de Dios. Debido a esa fidelidad, Dios le dio a conocer a Ezequiel que los descendientes de Sadoc seguirían con su servicio en el nuevo templo, ellos serían los únicos que podrían acercarse a Dios para ofrecer ofrendas y sacrificios del pueblo.

Queridos hermanos. El servicio a Dios como sus ministros ante su pueblo redimido, es un gran honor y privilegio que no es permitido a todos. Y todo aquel que sea elegido para esta importante labor, tiene que tratar de cumplir de la mejor manera posible, con reverencia, temor y temblor, sin perder la alegría y el regocijo de poder servir al Señor. Además, deben permanecer fieles en su ministerio hasta el final de sus vidas, y si por algún motivo lo abandonan, Dios les relegará de sus cargos ministeriales para siempre. Hermanos. Nadar en contra de la corriente trae sus recompensas. Los sacerdotes descendientes de Sadoc, nadaron en contra la corriente, pues ellos decidieron no seguir las prácticas pecaminosas al igual que todo el pueblo, ellos decidieron seguir adelante cumpliendo las ordenanzas encomendadas por el Señor, y siguieron guardando su leyes y mandamientos en sus corazones. Siguieron adelante sirviendo a Dios en el templo, presentando sacrificios por los pecados de la nación. Gracias a esa fidelidad, ellos serían recompensados. Dios les permitiría seguir adelante en su servicio, Pero para seguir adelante con su ministerio, tendrían que seguir guardando sus vidas como lo habían hecho, alejándose del pecado y de todo lo que pudiera contaminar sus vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x