Jesus Is Life

EL PELIGRO DE JUZGAR

Sep 11, 2023

EL PELIGRO DE JUZGAR

Es algo común entre los creyentes tomar el papel de jueces como si estuvieran sentados en los tribunales de justicia listos para juzgar, ya que constantemente pasan su tiempo juzgando a las personas que están a su alrededor. Con frecuencia los dictámenes o las sentencias que ellos dan, no son correctas, ya que ni siquiera toman su tiempo para investigar, o averiguar el asunto antes de dar sus veredictos. ¿Pero qué pasaría si los creyentes que juzgan ciegamente son juzgados de la misma manera? Seguramente que no les gustaría. Ser juzgados a nadie le gusta, y menos injustamente. Para que los creyentes no caigan en las trampas de sus propios juicios, Cristo Jesús les hace esta advertencia: “No se conviertan en jueces de los demás, y así Dios no los juzgará a ustedes.” Mateo 7:1 TLA.

Por su puesto que juzgar a otros es algo atrayente para todos, pero no debemos ceder a esos deseos perversos de nuestro corazón, ya que el juzgar a otros es una peligrosa trampa en la cual podemos caer. Porque todo a nuestro alrededor da vueltas, hoy podemos ser los jueces, pero mañana podemos ser los acusados. Esta trampa de juzgar a otros puede ser más peligrosa si lo hacemos injustamente, porque el juez de los inocentes, es el mismísimo Creador del universo. Dios por medio de su palabra, promete que juzgará severamente a los que juzguen injustamente a su prójimo, y esto también lo afirma Cristo Jesús en este evangelio.

Para no ser juzgados por el Creador, hay algunos ámbitos en donde no debemos dar juicios. Por ejemplo: no debemos juzgar los motivos y las razones de las personas; ya que no somos omniscientes como lo es Dios, por eso nunca sabremos por qué hacen lo que hacen las personas. Tampoco debemos juzgar la manera como prestan su servicio a Dios los otros creyentes, ya que Dios los juzgará a su tiempo. Así mismo no debemos juzgar por las apariencias ya que lo que hay en el corazón es lo que cuenta. Además, debemos evitar las críticas severas a nuestro prójimo, ni tampoco buscar sus defectos para divulgar. Debemos evitar todo esto para no caer en las manos de Dios.

Lo que nos es permitido juzgar son las enseñanzas de los maestros de las Sagradas Escrituras, para ver si están cien por ciento de acuerdo con el contenido de ella. También nos es permitido juzgar si los que están en nuestras congregaciones son creyentes verdaderos para no unirnos en yugo desigual. También debemos juzgar las prácticas pecaminosas que puedan existir entre nuestros hermanos de la fe. Todo lo que esté en contra de la voluntad de Dios nos es permitido juzgar, pero siempre lo debemos hacer en conformidad a las Sagradas Escrituras. Solo si actuamos de esta manera, podremos liberarnos de cualquier juicio futuro de parte de Dios.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x