Jesus Is Life

EL REINO DE CRISTO

EL REINO DE CRISTO

El sistema político, el sistema judicial y todos los sistemas humanos establecidos para gobernar los países y estados han fallado, debido a que los que están al frente de estos sistemas, no lo ejercen con base a la rectitud y a la honestidad, sino con base a sus deseos personales y a los deseos de un grupo reducido de personas de poder. Sin la rectitud y la honestidad de los funcionarios, esta situación no cambiará por más de que se cambie constantemente a los funcionarios. La única forma de que esto cambie, será cuando Cristo Jesús comience a gobernar, pero su gobierno no va a ser como el de los hombres, sino que va a ser muy diferente, porque su reino no va a ser igual a la de este mundo. Esta afirmación la hizo Cristo Jesús cuando estuvo frente a Pilato: “Jesús contestó: Mi reino no es un reino terrenal. Si lo fuera, mis seguidores lucharían para impedir que yo sea entregado a los líderes judíos. Pero mi reino no es de este mundo.” Juan 18:36 NTV.

Si consideráramos las palabras de Cristo, nosotros no tendríamos que aferrarnos a este mundo, en su lugar tendríamos que aferrarnos al reino de los cielos, porque ese reino va a ser gobernado por nuestro Señor. Por esta razón, la injusticia ya no va a tener cabida porque el que lo gobierna va ser justo, recto y honesto; cualidades que faltan a los gobernantes y funcionarios burocráticos de este mundo. Considerando que este mundo no es el reino de nuestro Señor, debe bastarnos para mantenernos muy alejados del sistema de gobierno corrupto, ya que si participamos, seguramente terminaremos contaminados de este sistema corrupto que está bajo el gobierno del maligno. En vez de anhelar algún cargo público, que posiblemente nos lleve a la corrupción pese a que no lo deseemos, debemos anhelar un trabajo donde no estemos en peligro de ser corrompidos.

Los creyentes no debemos abandonar nuestra verdadera función encomendada por nuestro Señor tratando de figurar en un área de los asuntos humanos donde todo lo que conseguiríamos es ser unos pobres competidores. Si participamos en los sistemas de gobierno del mundo, perderemos la pureza de nuestro propósito, y por ende, la posibilidad de vivir eternamente en el reino venidero de Cristo Jesús. Debemos permanecer fieles a nuestro propósito por el cual fuimos transformados de nuestra naturaleza carnal a una naturaleza espiritual. El reino de nuestro Señor, no es un reino terrenal, es un reino celestial, por eso nuestra morada eterna es celestial. Con esto en mente, cumplamos el verdadero propósito que el Señor nos encomendó, compartamos el evangelio para que todas las personas puedan entrar a este reino y vivir una eternidad bajo el gobierno santo de nuestro Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x