Jesus Is Life

BUENOS PASTORES

BUENOS PASTORES.

EZEQUIEL 34:7 Por lo tanto, pastores, oigan la palabra del SEÑOR: 8 tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, ustedes abandonaron a mi rebaño y lo expusieron al ataque de toda clase de animales salvajes. Aunque ustedes eran mis pastores, no salieron a buscar a mis ovejas cuando ellas se extraviaron. Se ocuparon de sí mismos y dejaron que las ovejas pasaran hambre. 9 Por lo tanto, pastores, oigan la palabra del SEÑOR. 10 Esto dice el SEÑOR Soberano: ahora me declaro enemigo de esos pastores y los haré responsables de lo que le sucedió a mi rebaño. Les quitaré el derecho de alimentar al rebaño y no dejaré que sigan alimentándose a sí mismos. Rescataré de su boca a mi rebaño; las ovejas ya no serán su presa. NTV.

En los tiempos presentes al igual que en el pasado, existe una mala interpretación de lo que significa ser un líder, porque la mayoría interpreta que el rol de liderazgo es para aprovecharse de los que están a su cargo. Por eso cuando asumen ese rol, se aprovechan de los demás para satisfacer sus ambiciones de poder y riqueza. Pero en la verdadera interpretación del liderazgo, el líder es el encargado de velar por el bienestar de todas las personas que están a su cargo. Liderar, es preocuparse de que todos se encuentren bien y tengan todo lo necesario para que puedan desarrollarse de la mejor manera posible. Además, liderar es entregarse a las personas sin esperar nada a cambio. Al igual que algunas personas no interpretan correctamente lo que implica ser un líder, los líderes religiosos de Israel, interpretaron erróneamente el rol que el Señor de los Ejércitos Celestiales les había delegado, ya que en vez de cuidar al pueblo, se aprovecharon de ellos y los dispersaron.

En vista de que los líderes religiosos de la nación hebrea no desempeñaron el trabajo pastoral para lo cual habían sido llamados, el Señor les prometió que los iba a relegar del cargo que les había encomendado, ya que no habían velado por el bienestar físico y espiritual de su pueblo, y en vez de cuidarlos, se habían aprovechado de ellos, arrebatándoles las pocas pertenencias que habían tenido. Dios no se complace de sus siervos que no cumplen a cabalidad el trabajo que les ha delegado, por eso Él promete que los va a relegar de sus funciones para que no sigan aprovechándose de los que están a su cargo. Dios puso a los pastores para que cuiden su rebaño, para que los alimenten en buenos y profundos pastos, para que los busquen cuando se extravíen y los devuelvan a su redil, para que venden sus heridas tanto físicas como espirituales, etc. Estas eran algunas de las funciones que debían desempeñar los líderes religiosos de Israel, y estas mismas son algunas de las funciones que deben desempeñar los pastores de la actualidad.

El trabajo pastoral es un gran privilegio que no todas las personas pueden disfrutar, ya que implica una gran responsabilidad en la presencia del Señor. El trabajo pastoral implica cuidar y velar de la vida física y espiritual de las personas que Dios pone a su cargo, por eso, la promesa de Dios es que; todo aquel que no desempeñen bien su trabajo pastoral, serán relegados de su cargo de privilegio. Dios promete que se volverá enemigo de aquellos pastores que dejen a sus ovejas a merced del peligro y no los protejan, ni tampoco los devuelvan al redil donde puedan estar bien protegidas de toda asechanza maligna. Además, prometió que después de relegar a los pastores malvados, Él personalmente va a buscar a todas las ovejas dispersas en el mundo y traer a las descarriadas a su redil, para proveerles de todo lo necesario, fortalecer a las débiles y castigar a las orgullosas e impenitentes.

Queridos hermanos. Debemos tener bien en claro que cuando Dios nombra a una persona para que lidere una congregación o un país, lo llama para que atienda a las necesidades físicas o espirituales de las personas y las protejan contra los peligros que las asechan. Pero si no desempeñan bien su trabajo, no pueden esperar que el Señor los felicite, por lo contrario, lo que pueden esperar es que el Señor los relegue del cargo y los deseche por la maldad de sus corazones. Hermanos. Si Dios nos ha dado el privilegio de estar al frente de una congregación, de un ministerio, o de un grupo de hermanos, desempeñemos bien nuestro trabajo, cuidemos bien de ellos y alimentémosles con la palabra de Dios. Si alguno se aparta del grupo, no lo dejemos, vayamos tras él o ella y tratemos de que vuelva. Si alguno se descarría, exhortémosle para que no se pierda y vuelva a los caminos de la verdad y la justicia. Por último, tratemos de sanar la vida espiritual de todos los quebrantados y oprimidos. Si desempeñamos bien nuestro trabajo podemos tener la certeza de que tendremos el apoyo y las bendiciones de Jesucristo. El Príncipe de los Pastores.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x