Jesus Is Life

CENTINELAS AL SERVICIO DE DIOS

CENTINELAS AL SERVICIO DE DIOS.

EZEQUIEL 33:1 Una vez más recibí un mensaje del SEÑOR: 7 Ahora, hijo de hombre, te pongo por centinela del pueblo de Israel. Por lo tanto, escucha lo que digo y adviérteles de mi parte. 8 Si yo anuncio que unos malvados de cierto morirán y tú no les dices que cambien su manera de vivir, entonces ellos morirán en sus pecados y te haré a ti responsable de su muerte.9 En cambio, si les adviertes que se arrepientan y no lo hacen, morirán en sus pecados, pero tú te habrás salvado. NTV.

Los que se enlistan en el ejército, tienen muchas funciones que cumplir, una de ellas es la de ser centinela. Un centinela es aquel que custodia o vigila un lugar, o una instalación para que no sean atacados o invadidos por los enemigos. Los centinelas por lo general se encuentran ubicados en un sitio elevado, desde donde pueden observar todo el panorama y así poder brindar toda la protección posible. Además, gracias a su ubicación estratégica, los centinelas pueden advertir o dar la voz de alarma si hay algún intruso merodeando las inmediaciones de las instalaciones y así prevenir posibles ataques o invasiones enemigas.

Los centinelas eran muy comunes en los tiempos de la monarquía, ya que ellos eran los encargados de vigilar las fronteras de las ciudades, tanto de noche como de día. Ellos se ubicaban en lo más alto de las murallas de la ciudad para poder observar todo el territorio de la ciudad y sus inmediaciones, y así nos ser sorprendidos por los ejércitos invasores. Cuando los centinelas detectaban el peligro, o cuando veían que un ejército invasor se acercaba, inmediatamente debían tocar la trompeta de alarma para que todos los que la escucharan, se apresuraran a entrar dentro de las murallas. Una vez que entraban todos, las puertas eran cerradas, y el ejército se alistaba para repeler los posibles ataques del ejército invasor. Si el centinela pese a ver el peligro y no alertaba a los habitantes de la ciudad, era responsable directo de la muerte de sus compatriotas, pero si sus compatriotas no prestaban atención a la voz de alerta, él no era culpable de la muerte de ellos.

En el pasado, Dios designó al profeta Ezequiel para que sea el centinela de la vida espiritual de sus compatriotas. Él tenía la responsabilidad de transmitir a sus compatriotas las palabras de advertencia de Dios contra la maldad y el pecado. Si Ezequiel no exhortaba a sus compatriotas para que abandonen la vida pecaminosa que llevaban, y morían en sus pecados, el profeta sería responsable directo de que sus compatriotas hayan muerto sin tener la oportunidad de arrepentirse de sus pecados, pero si Ezequiel les exhortaba, y si sus compatriotas no escuchaban la exhortación, el profeta ya no sería responsable de que ellos mueran sin alcanzar la salvación, sino ellos serían los responsables de su propia condenación.

Pese a que su pueblo merecía la condenación por su rebeldía, Dios en su amor y misericordia les dio más oportunidades para que puedan alcanzar la salvación para sus almas, por eso levantó al profeta Ezequiel para que exhortara a sus compatriotas y trate de que ellos cambien la vida pecaminosa que llevaban. Al igual que en el pasado, Dios sigue dando nuevas oportunidades a las personas para que alcancen la salvación y la vida eterna, por eso ha levantado alrededor de todo el mundo, a muchos siervos para que prediquen y exhorten a las personas que viven en el pecado. Si las personas escuchan estas palabras de advertencia y abandonan sus pecados, alcanzarán la vida eterna, pero si los pecadores reúsan escuchar a sus siervos, Dios no tendrá más remedio que enviarles a la condenación eterna en el lago de fuego.

Queridos hermanos. Desde el momento que aceptamos a Jesucristo en nuestro corazón, pasamos a ser centinelas espirituales de todas las personas que están a nuestro alrededor. Nuestro deber es exhortar a los que viven en el pecado para que los abandonen y encuentren la salvación para sus almas. Si nosotros no cumplimos esa función delegada por nuestro Señor, seremos culpables directos si alguien de nuestro entorno muere sin haber tenido la oportunidad de escuchar las palabras de salvación. Su alma nos demandará cuando estemos en la presencia del Señor. Hermanos. Nosotros tenemos una enorme responsabilidad que cumplir, seamos los mejores centinelas espirituales que puedan existir en este mundo. Compartamos juiciosamente el mensaje de salvación que da vida, y exhortemos a las personas que viven en el pecado, para que muestren arrepentimiento de sus pecados y acepten el perdón y la vida eterna que ofrece nuestro amado Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x