Jesus Is Life

DISCIPLINA DIVINA

DISCIPLINA DIVINA

A nadie le gusta recibir un correctivo o una disciplina por un mal comportamiento o por las malas acciones. Pues la mayoría de personas tienden a considerar a la disciplina como un castigo, o inclusive como un maltrato. Pese a que se considere de esa manera a la disciplina, es necesario aplicarla, ya que gracias a ella, las personas pueden llegar a saber que están yendo por un mal camino y tienen que cambiar su comportamiento inadecuado si no quieren recibir un castigo más severo. Solo un padre que ama verdaderamente a su hijo, trata de corregirlo a tiempo para que no se aparte definitivamente de los buenos valores y los caminos rectos. En este mundo, no hay nadie que ame más profundamente a sus hijos que el Padre Celestial, por eso derrama su disciplina cuando empiezan a apartarse del camino de la verdad y la justicia. Esta afirmación se encuentra en el libro de los refranes de las Sagradas Escrituras. “Hijo mío, no rechaces la disciplina del SEÑOR ni te enojes cuando te corrige. Pues el SEÑOR corrige a los que ama, tal como un padre corrige al hijo que es su deleite.” Proverbios 3:11-12 NTV.

Dios no quiere que ninguno de sus hijos vaya a la condenación eterna, por eso cuando ellos empiezan a apartarse de las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, envía disciplinas a sus vidas para tratar de corregirlos a tiempo, antes de que se pierdan definitivamente y no puedan ingresar a la morada Celestial. Dios en ningún momento se complace al disciplinar a sus hijos, pero lo tiene que hacer, porque se preocupa de la madurez espiritual de ellos y quiere que todos puedan ser coherederos de toda la creación conjuntamente con su Hijo unigénito Cristo Jesús en el final de los tiempos. Si el creyente no quiere recibir una disciplina del Señor, tiene que aprender a vivir en obediencia a cada una de sus enseñanzas que se encuentran en las Sagradas Escrituras. Por que el Señor no es injusto para castigar a alguien que esté caminando en conformidad a su voluntad.

Si en algún momento recibimos una disciplina de parte del Señor, no tenemos que rechazarla, ni tampoco enojarnos con nuestro Señor, en su lugar, debemos aceptar y ver esa disciplina como un llamado de atención o un correctivo para que abandonemos los pecados en los cuales estemos incurriendo, o para que caminemos en completa obediencia o fidelidad a su palabra. Es difícil saber cuándo Dios nos está disciplinando, porque no todas las cosas malas que nos suceden en esta vida, provienen de Dios directamente. Pero si no estamos caminando en conformidad a su palabra, nos podemos dar cuenta de que lo que nos está sucediendo, es un llamado de atención que Dios nos ha estado haciendo. Si identificamos que Dios nos ha estado disciplinando, debemos arrepentirnos de nuestras malas prácticas y pedir perdón de todo corazón a Dios y esperar que en su amor y misericordia nos devuelva la paz y la tranquilidad a nuestras vidas.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x