Jesus Is Life

LAS BENDICIONES DE DIOS

LAS BENDICIONES DE DIOS

Cuando las aflicciones son parte de la vida de los seguidores de Cristo, no encuentran motivos para ser agradecidos con Dios, pues al momento de ser gratos con su Creador a sus pensamientos solo les vienen recuerdos de las tribulaciones que han tenido que atravesar, por lo cual no encuentran ningún motivo para agradecerle. Las aflicciones por lo general, tienen el poder para borrar o nublar todo recuerdo de las abundantes bendiciones que Dios ha derramado a lo largo de la vida del creyente, pero si esa neblina fuera quitada de la mente del creyente, sin duda encontraría un sinfín de razones para agradecer a Dios, pues sus bendiciones en la vida del hombre y en especial en la vida de los creyentes, son innumerables, tal como lo afirma el salmista: “Oh SEÑOR mi Dios, has realizado muchas maravillas a nuestro favor. Son tantos tus planes para nosotros que resulta imposible enumerarlos. No hay nadie como tú. Si tratara de mencionar todas tus obras maravillosas, no terminaría jamás.” Salmos 40:5 NTV.

Sin duda para la mayoría de personas, es más fácil ver las cosas malas que las cosas buenas, por eso, fácilmente se olvidan de todas las bendiciones que reciben de las manos generosas de Dios. De todos los favores que Dios ha dado a la humanidad, la más importante sin duda es el perdón de los pecados, gracias al sacrificio de su amado Hijo Cristo Jesús . Esta bendición es más que suficiente para que los creyentes agradezcan a Dios todos los días de su vida. Si a esa bendición se le agregara todas las demás que Dios derrama cada día en la vida del creyente, ni toda la vida les alcanzaría para enumerarlas. Comparando el número de las bendiciones de Dios con las aflicciones de este mundo, las aflicciones que le sobrevienen al creyente son insignificantes. Y entonces; ¿Porqué enfocarse solo en las aflicciones para no ser gratos con Dios y no en las bendiciones?

Aunque no deseemos aceptarlo, o no lo percibamos, pero Dios, constantemente está derramando su gracia en nuestra vida. Y si nos pusiésemos a contar todas las bendiciones que hemos recibido hasta el día de hoy, no terminaríamos jamás, porque las bendiciones de Dios son incalculables, ya que desde el momento que estamos en el vientre de nuestra madre, ya estamos recibiendo las bendiciones de sus manos generosas. Ya no nos enfoquemos en las cosas malas que nos sucede en esta vida, en su lugar, enfoquémonos en las miles de bendiciones que día tras día nos ha dado. Seamos siempre agradecidos con Dios, y glorifiquémosle con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser, por su amor y su generosidad hacia nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x