Jesus Is Life

JESÚS, DIÓ SU VIDA POR NOSOTROS

JESÚS, DIÓ SU VIDA POR NOSOTROS

Hasta hace algunas décadas atrás, la venta de esclavos era una práctica normal en la mayoría de países del mundo. En esos años de obscuridad, los esclavos no tenían ningún derecho, estaban completamente sometidos a complacer la voluntad de sus amos, sea cual fuese las órdenes que recibían, y lo debían cumplir sin ninguna clase de reproches, pues si reprochaban, corrían el peligro de ser castigados severamente e inclusive asesinados. Gracias a Dios la esclavitud fue abolida, y ahora en la mayoría de países las personas pueden disfrutar de la libertad. De tal forma que fue necesario abolir la esclavitud física, también lo fue la esclavitud espiritual, y esta libertad fue lograda por Jesucristo tal como lo afirma el apóstol Pablo en su carta a Tito: “Él dio su vida para liberarnos de toda clase de pecado, para limpiarnos y para hacernos su propio pueblo, totalmente comprometidos a hacer buenas acciones.” Tito 2:14 NTV.

Para que la humanidad pueda hallar la libertad de la esclavitud espiritual, fue necesario que Jesucristo viniera a este mundo en forma de hombre, para que pueda pagar ese enorme precio que
demandaban los pecados cometidos por la humanidad. El enorme precio fue su sangre. Jesucristo derramó su sangre en el madero como único y definitivo pago por los pecados del hombre y así satisfacer la justicia de Dios. Jesús con su muerte, no solo pago un alto precio por la vida espiritual del hombre, sino que también lo redimió, liberándolo así de toda condenación y no solo eso, sino que también lo limpió de toda contaminación, haciéndolo digno de pertenecer a su pueblo amado. Toda persona que acepta el sacrificio realizado por Cristo, pasa ha ser de su propiedad, y como parte de su propiedad, el creyente debe estar dispuesto para hacer buenas acciones, pues este fue Su propósito al entregar su vida y liberarlo de la condenación eterna.

Jesucristo pagó un alto precio para liberarnos de la esclavitud espiritual, ahora ya no pertenecemos al mundo, ahora pertenecemos a Cristo, por eso mientras esperamos Su Regreso para llevarnos a la morada que Él fue a prepararnos en el reino de Su Padre, no debemos olvidarnos del propósito de Su Primera Venida y de Su sacrificio de Sí mismo en la cruz. Él se dio a sí mismo no sólo para salvarnos de la culpa y pena del pecado, sino también para redimirnos de toda iniquidad. Ahora que somos totalmente libres de toda condenación, deberíamos tener entusiasmo en llevar a cabo actos de bondad en el nombre de nuestro Señor y para Su gloria. Mientras la comunidad no creyente guarda celo por los deportes, la política, los negocios y más cosas del mundo, nosotros debemos guardar celo por las buenas obras demandadas por nuestro Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x