Jesus Is Life

PACTOS Y PROMESAS

PACTOS Y PROMESAS.

EZEQUIEL 17:15 … ¿Acaso podrá Israel dejar de cumplir los tratados que hizo bajo juramento sin que haya consecuencias? 16 ¡No! Porque tan cierto como que yo vivo, dice el SEÑOR Soberano, el rey de Israel morirá en Babilonia: …17 Ni el faraón con su poderoso ejército podrá ayudar a Israel cuando el rey de Babilonia vuelva a sitiar a Jerusalén y mate a mucha gente. 18 Pues el rey de Israel despreció el tratado y no lo cumplió aun después de jurar que lo haría; así que no escapará. 19 Entonces esto dice el SEÑOR Soberano: tan cierto como que yo vivo, lo castigaré por no cumplir mi pacto y por despreciar el juramento solemne que hizo en mi nombre. 20 Arrojaré mi red sobre él y lo capturaré en mi trampa. Lo llevaré a Babilonia y lo juzgaré por haberme traicionado. NTV.

Las promesas o los pactos establecidos entre los hombres, cada día está perdiendo su valor, debido a que los hombres no toman en serio las promesas que hacen, por eso con total facilidad las quebrantan, sin el temor a las posibles consecuencias que les pueden acarrear. Pero si las consecuencias de quebrantar una promesa o pacto fuesen severas, el hombre pensaría mucho antes de quebrantarlas, trataría por todos los medios de cumplir su promesa o pacto para no ser castigados. El quebrantar una promesa o pacto, siempre trae consecuencias, algunas posiblemente no sean tan severas, pero habrá otras que sí lo serán. Pese a saber de las consecuencias severas de quebrantar una promesa o un pacto, hay personas que los quebrantan, pensando erróneamente que pueden sobrellevar las consecuencias de haberlo hecho, pero cuando tienen que asumir esas consecuencias, recién muestran arrepentimiento de haber quebrantado su promesa o pacto.

Ante la primera invasión del ejército del imperio babilonio, los líderes del pueblo hebreo que sobrevivieron a la invasión, hicieron un tratado con el monarca de Babilonia para que no destruyera completamente la nación. Israel prometió una completa sumisión a la corona del imperio invasor, la cual fue aceptada por el monarca babilonio. Pero poco tiempo después de haber hecho ese tratado, los líderes de Israel fueron en busca de Egipto para que les ayudara a liberarse del imperio babilonio, quebrantando de esa manera el tratado que habían suscrito con Babilonia. Al hacer esta nueva alianza, Israel pensó que con la ayuda del ejército egipcio, podría hacer frente al ejército del imperio babilonio. Con esta nueva insensatez, Israel provocaría aún más la ira de Nabucodonosor rey de Babilonia contra la nación hebrea.

De sus acciones erróneas pasadas, Israel no aprendía la lección, seguía tan insensato como antes de la invasión del imperio babilonio. Por esta nueva insensatez de los líderes del pueblo hebreo, Dios le dio una nueva profecía a Ezequiel en contra de Israel. En esta profecía el Señor le preguntó Al profeta: ¿Acaso podrá Israel dejar de cumplir los tratados que hizo bajo juramento sin que haya consecuencias? A esta pregunta, el Señor mismo le dio la respuesta al profeta. El Señor afirmó a Ezequiel que Israel sería destruido por el imperio babilonio sin ninguna clase de misericordia por faltar al tratado que habían suscrito. Israel nuevamente descubriría las consecuencias de faltar a una promesa, y no solo por haber quebrantado la promesa a Nabucodonosor, sino también por haber quebrantado el pacto que había prometido cumplir a Dios. El Señor aseguró a Ezequiel que castigaría severamente a Israel por no haber cumplido el pacto que había establecido con Él, y por despreciar el juramento solemne que había hecho en el nombre del Señor de los Ejércitos Celestiales. Dios aseguró que llevaría a Israel a Babilonia para juzgarle por sus constantes traiciones.

Queridos hermanos. Solo un iluso puede llegar a pensar que al quebrantar una promesa o pacto no va a tener repercusiones en su vida. La verdad es que quebrantar una promesa o pacto, puede ocasionar graves consecuencias a la vida del hombre, y mucho más si quebranta una promesa o un pacto realizado con Dios. Las promesas o los pactos son de gran importancia para Dios, por eso todo aquel que las quebrante, recibirá un castigo severo. Hermanos. Talvez algunos pensemos que no hemos establecido un pacto con Dios, pero la verdad es que si lo hemos hecho al momento de recibir a Cristo como nuestro Señor y salvador. En este pacto decidimos rechazar nuestra antigua vida de pecado y empezar a vivir en completa obediencia a su Palabra, y en conformidad a su voluntad. Si no estamos viviendo en conformidad a este pacto, significa que lo hemos quebrantado y somos justos merecedores de su ira. Si no queremos ser juzgados, es momento que mostremos un arrepentimiento sincero y empecemos a vivir en conformidad a la voluntad de nuestro Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x