Jesus Is Life

EL PEDIDO DE DIOS

EL PEDIDO DE DIOS

Vivimos en un mundo donde existen personas que se complacen en ocasionar alguna clase de dolor a su prójimo. Estas personas buscan un sinfín de maneras para lastimar a sus adversarios, o a las personas que en algún momento le hicieron daño. En sus corazones no existe el deseo de dejar en el pasado todas las cosas que les hicieron, más bien, tienen el deseo de cobrarles con creces todos los dolores que les ocasionaron. En contraste a estas personas malvadas y perversas, el eterno Creador tiene todo el deseo de perdonar a todas las personas que le ofendieron y le lastimaron al momento de rebelarse contra Él. Por eso el Señor da el siguiente mensaje a todos aquellos que se rebelaron contra Él: “Por lo tanto, pueblo de Israel, juzgaré a cada uno de ustedes, según sus acciones, dice el SEÑOR Soberano. Arrepiéntete y apártate de tus pecados. ¡No permitas que tus pecados te destruyan! Deja atrás tu rebelión y procura encontrar un corazón nuevo y un espíritu nuevo… No quiero que mueras, dice el SEÑOR Soberano. ¡Cambia de rumbo y vive!” Ezequiel 18:30-32. NTV.

Dios de ninguna manera quiere derramar su ira sobre los rebeldes y pecadores, más bien Él quiere que todas las personas que en algún momento se rebelaron contra Él y su palabra, muestren arrepentimiento de sus acciones y vuelvan a sus brazos amorosos. Muchas personas tienen una errónea percepción de que Dios es rencoroso y que por eso descarga toda su ira sobre la humanidad, pero la verdad es que no lo es, por eso antes de derramar su justa ira, da un sinfín de oportunidades para que los pecadores y rebeldes se arrepientan de sus acciones perversas. Y no conforme con eso, el Soberano envía pequeñas disciplinas para llamarles la atención y escuchen sus advertencias. En contraste a los hombres, Dios para nada es rencoroso con los que le ofenden y le lastiman, Él tiene un profundo amor por toda la humanidad, por eso quiere que todos muestren arrepentimiento y escapen de cualquier consecuencia futura.

Por nada del mundo Dios quiere que la humanidad vaya a la condenación eterna, por eso está haciendo este llamado en este momento a todas las personas que se encuentran enemistadas con Él, debido a los delitos y pecados que todavía no le han confesado, ni han mostrado arrepentimiento. No seamos necios como la nación hebrea que rechazó este pedido de Dios, en su lugar prefirió seguir en sus delitos y pecados, ofendiendo de esta manera aún más al Dios santo. Israel con su necedad permitió que sus pecados lo llevaran a la destrucción total. Si no queremos ser destruidos como la nación hebrea, dejemos atrás nuestras rebeliones y procuremos encontrar un corazón nuevo, y un espíritu nuevo, que son dádivas exclusivas de la gracia Divina. No dejemos pasar más el tiempo, confesemos nuestros pecados a Dios con un corazón sincero y arrepentido. Aceptemos el precioso regalo de la salvación en Cristo Jesús, esto es la única garantía de que seremos perdonados de toda condenación, y ya no seremos juzgados en el final de los tiempos.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x