Jesus Is Life

ASESINOS SILENCIOSOS

Jul 21, 2023

ASESINOS SILENCIOSOS.

Dentro de la perspectiva de los seguidores de Cristo, el asesinato es uno de los pecados más graves que el hombre pueda cometer. Nosotros no olvidamos fácilmente este pecado, por eso cuando conocemos a un asesino, nuestro dedo acusador siempre está sobre él, pese a que ha pasado mucho tiempo y ha pagado a cabalidad toda la condena por el crimen que ha cometido. La mayoría de nosotros consideramos que el asesinato solo es quitar la vida física de otra persona, pero bajo la perspectiva del Señor, el asesinato no es solo el hecho de quitarle la vida física de una persona, sino también es el hecho de quitarle la paz emocional. Esto nos hace saber el apóstol Juan en una de sus cartas: “Todo el que odia a un hermano, en el fondo de su corazón es un asesino, y ustedes saben que ningún asesino tiene la vida eterna en él.” 1 Juan 3:15 NTV,

Para la mayoría de las personas, sentir rencor u odio contra alguien no es malo, sino es algo natural propia de los seres humanos, por eso cuando sienten odio contra sus amigos, familiares, conocidos o personas extrañas, no tienen ninguna clase de remordimientos, por eso dejan que fluya con total normalidad ese sentimiento en sus mentes y corazones. Aunque el odio sea algo normal para el hombre, para Dios no lo es, por eso lo llama asesinato, lo llama así porque él odio es de la esencia misma del asesinato. El odio albergado en el corazón de la persona es la simiente que engendra el asesinato. Una persona que siente odio, tiene la predisposición en su corazón de asesinar a la persona odia tal como lo hizo Caín. Por eso ante los ojos de Dios, todo aquel que odie a su semejante en el fondo de su corazón es un asesino, en otras palabras, el creyente que no ame a su semejante es un asesino, porque al no amarlo, en su corazón desea que su prójimo este muerto.

Ningún asesino que persista en su pecado, tiene derecho a la vida eterna, porque al quitar la vida a otros, pierde su propia vida y el privilegio de vivir eternamente en el reino de los cielos. El apóstol Juan con estas palabras, no está tratando de decir que un asesino no puede arrepentirse y ser perdonado. Lo que sí quiere decir es que el hombre que tiene la actitud que induce al asesinato, no posee la vida eterna. Pero si el asesino quiere desfrutar de la vida eterna, deberá cambiar su actitud, deberá cambiar el odio a su prójimo por amor. Aunque el odio sea visto como algo normal para la sociedad humana, para nosotros no debe ser así, debemos considerar al odio como un sinónimo de asesinato, y que si persistimos en ello, no alcanzaremos la vida eterna. Desechemos todo el odio y rencor de nuestro corazón, y remplacémoslo por amor, porque el amor a nuestro prójimo nos garantiza que tendremos una vida eterna en el reino de los cielos junto a nuestro Padre celestial.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x