Jesus Is Life

LUZ PARA LAS NACIONES

LUZ PARA LAS NACIONES.

EZEQUIEL 5:5 El SEÑOR Soberano dice: esto es una ilustración de lo que le ocurrirá a Jerusalén. Yo la puse en el centro de las naciones, 6 pero ella se rebeló contra mis ordenanzas y decretos, y resultó ser aún más perversa que las naciones vecinas. Se ha negado a obedecer las ordenanzas y los decretos que le di para que siguiera. 7 Por lo tanto, esto dice el SEÑOR Soberano al pueblo: te has comportado peor que tus vecinos y te has negado a obedecer mis decretos y ordenanzas. Ni siquiera has vivido a la altura de las naciones que te rodean. 8 Por lo tanto, ahora, yo mismo, el SEÑOR Soberano, soy tu enemigo. Te castigaré en público, a la vista de todas las naciones. NTV.

La vida del creyente debe ser un testimonio de vida intachable ante las personas que no conocen el camino de la salvación y la vida eterna. Pero en muchos casos no sucede, ya que hay creyentes que no se comportan como verdaderos seguidores de Cristo y se comportan peor que las personas inconversas. De esta manera, en vez de ser una luz que resplandece en medio de las tinieblas, han sido piedra de tropiezo para las personas que recién han estado buscando el camino del evangelio. Esta forma de comportarse de los hijos de Dios, no es para nada nuevo, ya que en el pasado, el pueblo escogido en vez de ser un testimonio de fidelidad a Dios ante las naciones paganas, fueron una causa de vergüenza para el eterno Creador.

Dios escogió al pueblo hebreo de entre todas las naciones del mundo para que sea su posesión más preciada, y sean además una luz para todas las naciones. Sin embargo, el pueblo hebreo no pudo ser esa luz de testimonio intachable, ya que al poco tiempo se rebelaron contra Dios, quebrantaron Sus leyes, mandamientos y decretos. Israel se comportó peor que las naciones idólatras que lo rodeaban. Al menos las naciones vecinas al reino hebreo, habían desarrollado un sistema de justicia social externa que se elevaba hasta el nivel que su conocimiento de la justicia Divina les permitía. Pero el pueblo hebreo al rebelarse, empezó a vivir muy por debajo del nivel de justicia y moralidad que el Señor pudiera haber esperado de una nación bendecida de manera abundante. Pese a las maravillosas bendiciones de ser el pueblo escogido por el eterno Creador y de tener su ley y sus profetas, no quiso comportarse a la medida de la demanda Divina y menos ser esa luz de testimonio para el mundo pagano. Algo similar sucede en la actualidad con algunos creyentes, ya que ellos no presentan un adecuado testimonio entre los creyentes y menos entre las personas inconversas. En ocasiones el comportamiento de ellos es mucho peor que el comportamiento de las personas inconversas.

Debido a su rebeldía y su mal testimonio entre las naciones paganas, el Señor de los Ejércitos Celestiales envió un castigo severo en primera instancia sobre el reino de Israel, y un castigo más severo le esperaba al reino de Judá, porque ellos, pese a presenciar el castigo de Dios a Israel no se apartó de su rebeldía, ni de sus pecados. Judá persistió en su culto y adoración a ídolos y dioses que ellos mismos habían construido, y no solo eso, ya que practicaron toda clase de pecados repudiados por el Señor. Con tal aberración, Judá ni siquiera vivió a la altura de las naciones paganas que le rodeaban. Por tal razón, el Señor de los Ejércitos Celestiales se volvió su enemigo y lo iba a castigar severamente en presencia de todas las naciones del mundo. Dios se dispuso a hacer de Judá, un ejemplo para que todas las naciones se dieran cuenta de que no pueden jugar con Él, y que todo aquel que ose rebelarse en Su contra, recibirían un castigo similar o mucho mayor a la que le propinó a Judá.

Queridos hermanos. Dios escogió al pueblo hebreo para que sean una luz de testimonio intachable para las naciones del mundo, pero el pueblo falló, y vivió peor que las naciones paganas que le rodeaban, razón por la cual el Señor lo castigó severamente. Al igual que escogió al pueblo hebreo en el pasado, el Señor nos ha escogido a nosotros en el presente, para que seamos una luz de testimonio para todas las personas que viven en las tinieblas. Nuestro testimonio de vida debe reflejar a Cristo y así atraer a los inconversos a la luz de nuestro Señor, pero si nuestro testimonio es peor a la de los inconversos, el Señor nos castigará severamente tal como lo hizo con el pueblo hebreo en el pasado. Hermanos. El Señor nos ha dado a conocer de su palabra, por eso tenemos una responsabilidad muy grande delante de Él, no podemos comportarnos al igual que el mundo, debemos ser diferentes y reflejar la luz de Cristo en nuestras vidas. “_Porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá_” (Lucas 12:48).

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x