Jesus Is Life

RECOMPENSA A LA FIDELIDAD

RECOMPENSA A LA FIDELIDAD.

JEREMÍAS 45:1 El profeta Jeremías le dio un mensaje a Baruc, hijo de Nerías, … 2 Baruc, esto te dice el SEÑOR, Dios de Israel: 3 “Tú has dicho: ‘¡Estoy repleto de dificultades! ¿No he sufrido ya lo suficiente? ¡Y ahora el SEÑOR ha añadido más! Estoy agotado de tanto gemir y no encuentro descanso”. 4 Baruc, esto dice el SEÑOR: “Destruiré esta nación que construí; arrancaré lo que planté. 5 ¿Buscas grandes cosas para ti mismo? ¡No lo hagas! Yo traeré un gran desastre sobre todo este pueblo; pero a ti te daré tu vida como recompensa dondequiera vayas. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado!”. NTV.

Cuando las aflicciones llegan a la vida de las personas una tras otra, se agobian, porque nadie en este mundo tiene una fortaleza suficiente para soportar todas las aflicciones que le pueden sobrevenir. Ni siquiera las personas que han alcanzado un alto grado de madurez espiritual pueden sentirse alegres y jubilosos en medio de las tribulaciones. Todos sin excepción, necesitan desfogarse, aunque sea por un momento de todo lo que les aflige, para fortalecerse y resistir nuevas aflicciones que le pueden sobrevenir. Los siervos del Señor no están exceptos de sentirse agobiados por la realidad que les toca vivir, como cualquier otra persona, se frustran cuando no todo marcha bien, este fue el caso de Baruc, un hombre que estuvo al servicio del profeta Jeremías.

Baruc había permanecido cerca del profeta alrededor de 20 años. En todo ese tiempo, había ayudado a Jeremías en diferentes funciones, siendo uno de los principales, el de ser escriba. Baruc bajo las órdenes del profeta, escribió en un rollo, cada una de las profecías que el Señor le había dado al profeta a lo largo de su vida para el pueblo judío. Una vez que todas las profecías fueron escritas en el rollo, Jeremías le ordenó a su sirviente que llevara el rollo al templo de Jerusalén y lo leyera en presencia de todo el pueblo. Siguiendo las órdenes del profeta, Baruc leyó el rollo en presencia del pueblo, luego en presencia de los funcionarios y finalmente en presencia de la corte y el rey. Este hecho en particular, enfureció en gran manera a los funcionarios del templo y a toda la corte real, incluido al rey Joacim, por lo cual posiblemente fue encarcelado conjuntamente con el profeta Jeremías. Sin lugar a duda, el escriba sufrió los mismos vituperios que el profeta, pero a pesar de todos los malos momentos que pasó en compañía de su maestro, permaneció fiel a su lado.

Posiblemente Baruc se asoció con el profeta Jeremías pensando que trabajando junto a él ascendería a puestos importantes dentro del reino judío, pero en vez de eso sólo encontró pesar y dolor que no cesaban, más bien cada día aumentaban o empeoraban. Ante estas penalidades que le sobrevino, el escriba se agobió y sintió que el Señor lo había abandonado. El Señor de los ejércitos celestiales, para alentarlo a seguir con su trabajo, por medio del profeta Jeremías le dio un mensaje de aliento. El Señor le dijo: “¿Si buscas grandes cosas para ti mismo en este reino? ¡No lo hagas! Porque destruiré esta nación que construí; arrancaré lo que planté. Yo traeré un gran desastre sobre todo este pueblo; pero a ti te prometo que te protegeré en todo momento y en todo lugar que te encuentres. El profeta Jeremías incluye esta promesa que Dios le hizo a Baruc al terminar el relato de este libro, para mostrar que el Señor siempre cumple lo que promete. Y así fue, Dios cumplió las promesas que les hizo tanto a su siervo como al profeta. El Señor nunca les falla a los que ha llamado a su servicio.

Queridos hermanos. No todo será color de rosas para los siervos del Señor, tendrán que pasar penalidades al igual que el profeta Jeremías, su siervo Baruc y muchos otros siervos del pasado. Pero en medio de las tribulaciones nunca van a estar solos, siempre tendrán a Dios de su lado como lo tuvieron los profetas en el pasado, pues esa fue la promesa para todos sus siervos que permanezcan fieles en su servicio, y no solo eso, sino que también les promete que los protegerá en todo momento y en todo lugar. Hermanos, no retrocedamos de nuestra fidelidad y servicio a Dios en medio de las tribulaciones, en su lugar, sigamos adelante confiando en que el Señor nos dará la fortaleza necesaria para resistir y vencer todo vituperio, porque fiel es Quien nos prometió y Él cumplirá sus promesas, nos ayudará y permanecerá junto a nosotros todos los días hasta el fin del mundo.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x