Jesus Is Life

UNA JUSTA DISCIPLINA

UNA JUSTA DISCIPLINA

Recibir una disciplina por nuestras malas acciones es algo que a nadie nos gusta, por eso en ocasiones quisiéramos que no existan leyes y reglas que rijan este mundo para no ser disciplinados y castigados. ¿Pero qué sería el mundo sin leyes que la rigiera? Sería un completo caos, porque cada uno haría lo que bien le pareciera. Los más fuertes tratarían de aprovecharse de los desvalidos y los indefensos. Las leyes son las que frenan casi todo mal comportamiento de los hombres, pues tienen miedo de ser disciplinados y castigados por sus acciones. Dios en su amor y misericordia por toda la humanidad, creó las normas de comportamiento que deben tener los hombres para que vivan en completa armonía, y también creó la disciplina para los que quebranten estas normas de convivencia. Dios en su justicia, no dejará sin castigo a todo aquel que quebrante sus normas. Esto lo dio a conocer a su pueblo amado durante su destierro en tierras egipcias: “No temas, mi siervo Jacob, porque yo estoy contigo dice el SEÑOR. Destruiré por completo a las naciones donde te envié al destierro, pero no te destruiré a ti por completo. Te disciplinaré, pero con justicia; no puedo dejarte sin castigo.” Jeremías 46:28 NTV.

El pueblo judío por su desobediencia a las advertencias dadas por el Señor de los ejércitos Celestiales, fue enviado al destierro como una disciplina, pero en el lugar donde había buscado refugio Judá, no iba a encontrar la paz, ya que el Señor le había advertido para que no se dirija a esa nación, porque esa nación muy pronto iba a ser objeto de juicio. Por no escuchar las advertencias del Señor, el pueblo judío iba a sufrir el mismo castigo decretado para Egipto. Porque el Señor pese a su profundo amor por su pueblo, no podía pasar por alto su rebeldía, tenía que disciplinarlo para corregirlo, pero esa disciplina iba a ser con justicia, y en todo momento de la disciplina, el Señor no iba a apartarse de su lado.

Dios pese a todo el amor que tiene por nosotros sus hijos, no puede pasar por alto nuestra desobediencia y rebeldía, tiene que disciplinarnos para que no nos descarriemos completamente. Él no quiere que vayamos a la condenación eterna después de que hayamos tenido un encuentro personal con su Hijo. Por eso cuando nosotros cometemos errores y le fallamos, nos envía una disciplina justa, porque el Señor no es injusto para castigarnos más de lo que nos merecemos. Su justicia divina solo demanda un castigo justo, ni más ni menos, un castigo que sea de acuerdo a la gravedad de nuestros pecados. En medio de nuestra disciplina, nuestro Señor no nos abandona, permanece cerca de nosotros para que sintamos Su profundo y grande amor que tiene por nosotros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x