Jesus Is Life

OBEDIENCIA SIN CUESTIONAMIENTOS

OBEDIENCIA SIN CUESTIONAMIENTOS.

JEREMÍAS 32:25 … oh Soberano SEÑOR, me has ordenado comprar el terreno hasta pagué mucho dinero en presencia de estos testigos aunque la ciudad pronto será entregada a los babilonios». 26 Después Jeremías recibió el siguiente mensaje del SEÑOR 28 Por lo tanto … entregaré esta ciudad a los babilonios y a Nabucodonosor, rey de Babilonia, y él la conquistará. 36 Ahora quiero decir algo más acerca de esta ciudad… 37 ciertamente traeré de regreso a mi pueblo de todos los países adonde lo esparcí en mi furor. Lo traeré de regreso a esta misma ciudad para que viva en paz y seguridad. 44 Es cierto, otra vez se comprarán y venderán terrenos con escrituras firmadas y selladas frente a testigos… Pues algún día les devolveré la prosperidad. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado!. NTV.

Existen muchos pasajes en las Escrituras que son difíciles de comprender sin la ayuda del Espíritu Santo. Pues el Espíritu, es Él único que capacita al creyente para que pueda entender la revelación dada por el Señor. Al igual que muchos creyentes de la actualidad no comprenden algunos pasajes de las Escrituras, el profeta Jeremías no comprendió una revelación que le entregó el Señor. Pese a que en ese momento el profeta no comprendió el propósito de Dios con esa revelación, lo obedeció, he hizo todo como el Señor le había ordenado. En contraste al profeta Jeremías, los creyentes de hoy, antes de obedecer las instrucciones dadas por el Señor, primero quieren que el Señor les revele absolutamente todo, para luego obedecer y ponerlos en práctica si es que les conviene.

Un tiempo cercano a que las profecías de Dios en contra de la ciudad de Jerusalén se cumpliesen, el profeta recibió la orden de comprar un terreno a su primo, y él obedientemente a las instrucciones del Señor, compró ese territorio en presencia de muchos testigos, sin saber a ciencia cierta cuáles eran los planes del Señor con esa orden, ya que estaba a punto de cumplirse la terrible profecía que él mismo había proclamado en contra de su ciudad. Jeremías después de cumplir diligentemente con la orden recibida, se presentó delante del Señor en oración, pidiéndole que le haga comprender cual era el propósito de que él haya pagado una suma importante de dinero para adquirir un territorio que estaba pronto a ser invadido por el imperio babilonio.

El Señor en completa fidelidad a su siervo, le dio el siguiente mensaje: Es cierto que entregaré esta ciudad a los babilonios y a Nabucodonosor, rey del imperio babilonio. El ejército del imperio, invadirá la ciudad y destruirá cada una de las edificaciones. La ciudad quedará en ruinas y los habitantes que sobrevivan a la destrucción serán dispersados y desterrados de sus territorios. Jerusalén quedará desolada, pero no para siempre, pues ciertamente traeré de regreso a mi pueblo de todos los países adonde lo esparcí en mi furor. Lo traeré de regreso a esta misma ciudad para que viva en paz y seguridad. Una vez que Jerusalén esté nuevamente repoblada, otra vez se comprarán y venderán terrenos con escrituras firmadas y selladas frente a testigos. Yo, algún día devolveré los terrenos a sus propietarios.

Con esta breve explicación, el Señor dio a conocer a Jeremías, los planes futuros que tenía para el pueblo hebreo. Que ellos no quedarían para siempre cautivos y dispersos por todo el mundo, sino que un día, nuevamente reuniría a su pueblo para que vivan en las tierras que había entregado a sus antepasados como posesión perpetua. Mas que una explicación, las palabras del Señor fueron una profecía en favor del pueblo hebreo. Dios en su amor y misericordia, perdonaría la rebeldía del pueblo escogido y nuevamente los adoptaría como su pueblo, y así cumpliría las promesas que había hecho a sus ancestros.

Queridos hermanos. Al igual que el profeta Jeremías, sin ninguna clase de cuestionamientos, debemos obedecer las instrucciones que el Señor nos ha dado en su bendita Palabra. Sabiendo que cada una de sus instrucciones son útiles para nuestra vida terrenal y celestial. El Señor tiene planes perfectos para cada creyente y a su debido tiempo, nos dará a conocer esos planes como lo hizo con el profeta. Hermanos. La ira del Señor contra el pecador no permanece para siempre, pues por su amor y misericordia, está dispuesto a perdonar a todos aquellos que muestren un sincero arrepentimiento de sus pecados y le entreguen su vida a Él. El pecador de hoy, tiene la misma oportunidad que tuvo el pueblo hebreo para alcanzar el perdón del Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x