Jesus Is Life

ADVERTENCIAS DEL SEÑOR

ADVERTENCIAS DEL SEÑOR.

JEREMÍAS 18:1 El SEÑOR le dio otro mensaje a Jeremías: 9 Y si anuncio que plantaré y edificaré a cierta nación o a cierto reino, 10 pero después esa nación hace lo malo y se niega a obedecerme, no la bendeciré como dije que lo haría. 11 Por lo tanto, Jeremías, advierte a todo Judá y a Jerusalén y diles: “Esto dice el SEÑOR: ‘En vez de algo bueno, les tengo preparado un desastre. Así que cada uno de ustedes abandone sus malos caminos y haga lo correcto’ ”. 12 Sin embargo, el pueblo respondió: No gastes saliva. Continuaremos viviendo como se nos antoja y con terquedad seguiremos nuestros propios malos deseos. NTV.

El eterno creador, escogió de entre todas las naciones del mundo a Israel, para mostrarles al resto de las naciones del mundo, cuan bienaventurado es la nación cuyo Dios es el Señor. En los planes de Dios estaba, resguardar a Israel de todas los peligros y asechanzas enemigas, también, de proveerle de todo lo necesario para que viva tranquilamente en el territorio que le había entregado como posesión perpetua, esto les había hecho saber al momento de firmar un pacto. Un compromiso de acuerdo mutuo, El Señor iba a ser su Dios, e Israel iba a ser su pueblo. Pero Israel no permaneció fiel a su compromiso a pesar de que Dios había cumplido con cada una de sus promesas hechas, pues tan pronto que Israel se relacionó con las naciones paganas, adquirió sus costumbres, tradiciones y la adoración a sus dioses, dejando así en el olvido, el pacto realizado con Dios. Israel empezó a vivir fuera de los parámetros establecidos por el Señor, empezó a vivir conforme a los deseos de su naturaleza carnal.

El Señor por medio de una parábola, hizo saber a Jeremías, que Él, había plantado y edificado a Israel para que sea su pueblo santo, y para llenarlo de bendiciones, pero que Israel, muy pronto se olvidó de todo lo que Él había hecho por él, y por eso, empezó a hacer todas las cosas malas, negándose a obedecer las leyes, normas y ordenanzas que le había entregado, que por esa razón, Él dejaría de derramar sus bendiciones sobre el pueblo. Además, el Señor le pidió al profeta que advierta a todo Judá y a Jerusalén que el SEÑOR: ‘En vez de llenarles de bendiciones como lo había prometido a sus antepasados, les tenía preparado un desastre. Que por eso, cada uno debería abandonar sus malos caminos y empezar a hacer lo correcto para que la Ira del Señor no descienda. Dios, no es injusto, ni derrama su ira de manera arbitraria, más bien, da nuevas oportunidades para que las personas muestren arrepentimiento de sus malas acciones. En virtud a eso, Dios le dio una nueva oportunidad a Israel para que se arrepienta y vuelva a los caminos trazados por Él.

Sin embargo, ante las advertencias del profeta, el pueblo respondió que no gastará saliva en vano, porque ellos no iban a escuchar las advertencias, que más bien, continuarían viviendo como se les antojaba y con terquedad seguirían sus propios malos deseos. Israel estaba decidido a hacer caso omiso a las advertencias del Señor, y no tomó enserio el desastre que vendría sobre la nación. Al igual que el pueblo hebreo, en la actualidad, la mayoría de personas no desean escuchar las advertencias de Dios. Evitan a toda costa el evangelio del reino. El mundo se ha vuelto terco y prefieren vivir bajo las leyes del pecado, prefieren vivir bajo el gobierno de satanás. Los corazones de los hombres se han vuelto duros como una piedra, el pecado les ha enceguecido, el pecado les ha tapado por completo sus oídos para que la palabra de Dios no rinda frutos en ellos. Debido a esta inclinación de sus corazones, estos hombres van caminando directo hacia la ira de Dios.

Queridos hermanos. Dios creó al hombre para amarlo y llenarlo de bendiciones. Pero el hombre no quiere mantener esa relación de amor y bendición con Él. Voluntariamente se aparta de los caminos de su Creador, viviendo bajo el dominio de la maldad y el pecado. Debido a la desobediencia del hombre, Dios ha reservado sus bendiciones hasta el día en que el hombre finalmente decida cambiar su rumbo, hasta el día en el cual, el hombre regrese a sus brazos amorosos. Y si no regresa, al igual, Dios ya tiene preparado el castigo merecido para él, por menospreciar su amor y misericordia. Amigos. Dios tiene el poder y la libertad de actuar como le plazca, pero no actúa en una forma arbitraria con nosotros, más bien nos trata de acuerdo con su palabra. Dios, mediante un pacto solemne y por pura misericordia, está ligado tanto con Israel como con nosotros. Por eso, nos llama al arrepentimiento, si mostramos arrepentimiento, aplacará su justa ira y perdonará nuestras faltas. Pero si persistimos en la impenitencia, entonces él retirará su perdón y dejará caer toda su justa ira. Si usted todavía no se ha arrepentido de sus pecados, no espere más, atienda esta advertencia que el Señor le está dando. No sea terco como Israel.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x