Jesus Is Life

NO TOMEMOS ATAJOS

NO TOMEMOS ATAJOS

La diligencia no es algo natural en nuestras vidas, siempre estamos buscando cómo eludir nuestras responsabilidades o los obstáculos que nos pueden retrasar en nuestra llegada al lugar donde queremos estar, o en su caso, buscamos la forma más fácil de conseguir lo que queremos, sin recorrer el largo camino que nos tomaría transcurrir para conseguirlos. Somos cómodos y siempre estamos buscando los mejores atajos para conseguir lo que deseamos. En algunos casos, tomar atajos son convenientes, pero no en todos, porque al seguir un debido proceso para conseguir lo que deseamos, nos pueden dejar enseñanzas que a la postre, nos pueden ser de gran utilidad. La Palabra de Dios nos enseña: Que seguir un adecuado proceso y un arduo trabajo, nos puede llevar al lugar donde queremos estar, o a obtener recompensas mucho mayores que al tomar un atajo, esto lo encontramos en: Proverbios 21:5 NTV. La Palabra de Dios nos dice: “Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza.”

Si deseamos alcanzar propósitos o logros en nuestra vida, primero tenemos que planificar minuciosamente hacia dónde queremos llegar y los logros que deseamos conseguir. Una buena planificación, nos ayudará a tener las mejores estrategias para alcanzarlos. Por ejemplo: Si queremos llegar a la gerencia o al directorio en nuestros puestos de trabajo, tenemos que planificar el cómo lo podemos conseguir, o, si queremos emprender un negocio, debemos planificar y realizar un estudio de si el emprendimiento que estamos pensando lanzar va a ser rentable en el lugar que hayamos decidido establecer. Lo mismo debemos hacer si vamos a emprender un nuevo ministerio en nuestras iglesias. Debemos analizar si el ministerio que pensamos abrir va a ser de bendición para la iglesia y la sociedad. Muchas veces por no detenernos a planificar y lanzarnos por lanzar, fracasamos en nuestros proyectos.

A pesar de que sea atractivo tomar atajos para alcanzar nuestros objetivos, no lo hagamos, seamos diligentes, sigamos el debido proceso para conseguir lo que deseemos, ya sea en nuestra vida secular o en nuestra vida ministerial. Dios desea que seamos unos siervos diligentes que hacen las cosas bien y correctas para alcanzar sus objetivos, y no unos siervos negligentes que consiguen lo que quieren sin haberse esforzado lo necesario para conseguirlos. Solo siguiendo los consejos de Dios, podremos alcanzar la verdadera prosperidad o el éxito, en cambio, si tomamos atajos, tal vez alcancemos prosperidad o éxito, pero todo eso será momentáneo, pues al final, como resultado de los atajos alcanzaremos la pobreza.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x