Jesus Is Life

LOS PIES DEL MENSAJERO

LOS PIES DEL MENSAJERO.

ISAÍAS 52:6 Pero yo revelaré mi nombre a mi pueblo, y llegará a conocer mi poder. Entonces, por fin mi pueblo reconocerá que soy yo quien le habla. 7 ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias, buenas noticias de paz y de salvación, las noticias de que el Dios de Israel reina! 8 Los centinelas gritan y cantan de alegría, porque con sus propios ojos ven al SEÑOR regresando a Jerusalén. 15 los reyes quedarán mudos ante él. Verán lo que no se les había contado; entenderán lo que no habían oído hablar. NTV.

Desde el momento que el eterno Creador creó al hombre, nunca ha dejado de comunicarse con él, siempre ha tratado de mantener una estrecha relación con la corona de Su creación. El hombre por su parte, desde el momento que cayó en pecado, de una o de otra forma ha tratado de alejarse más y más de su relación con su Creador. Pese a la negativa del hombre de entablar una estrecha relación con Él, Dios no se ha quedado quieto, ni callado, y mucho menos se alejó de él, más bien ha buscado maneras de restablecer esa relación rota. Dios siempre ha estado hablando a la humanidad por medio de sus siervos los profetas, para que vuelvan a sus brazos, pero el hombre siempre le ha dado una negativa, no quisieron escuchar la voz de sus siervos. Ante la negativa de los hombres a escuchar a sus siervos, envió a su propio Hijo con el mensaje de la salvación, pero la mayoría de los hombres no lo escucharon, más bien le dieron la espalda por completo, pero en el día de Su regreso a este mundo, mostrará Su poder y Su gloria y toda la humanidad se dará cuenta de que la voz que no escucharon, la voz que no obedecieron, era la voz del Señor, el Unigénito Hijo de Dios.

En el pasado el eterno Creador escogió al pueblo hebreo para que sean los voceros de las buenas nuevas de salvación para todas las naciones del mundo, pero el pueblo falló en su tarea ya que no compartieron ese mensaje a las naciones, más bien ellos mismos fallaron en poner en práctica el mensaje que habían recibido, incluso dieron oídos sordos la voz de Dios razón, por la cual tuvieron que ser disciplinados duramente. En medio de la desgracia que atravesaba el pueblo, el profeta Isaías profetizó la misericordiosa liberación de su pueblo, esa profecía la describió como si ya hubiera ocurrido. Los mensajeros corrían presurosos con las buenas nuevas y sus pies eran hermosos porque portaban grandiosas y hermosas noticias de que el Dios de Israel reinaba las naciones. Que la paz, la alegría y la salvación ya no estaban tan lejanas pues ya era una realidad para Israel.

Sin duda, para una nación que esperaba con ansias la paz y la salvación, es un tiempo de regocijo total cuando se cumple la profecía, pero esa paz que había llegado a Israel no era el final de la hostilidad con las naciones belicosas que le rodeaban, más bien era la paz que Dios había establecido entre sus hijos rebeldes y Él mismo. El Señor ya no ardería en ira contra ellos, les había borrado sus pecados, y por eso ahora existía una gran armonía entre el Padre y los hijos. En la actualidad, el mundo no está en paz con Dios, pese a que Cristo Jesús entregó Su propia vida en sacrificio para restablecer la paz. El hombre por su naturaleza pecaminosa ha hecho en poco el precioso sacrificio hecho por Cristo, por eso no ha hecho la paz con Dios y permanece enemistado con Él.

La enemistad entre Dios y los hombres terminará definitivamente cuando Cristo Jesús regrese nuevamente a este mundo. En su regreso ya no será como la primera vez, más bien el Señor volverá con poder, gloria y majestad. No vendrá para someterse a la voluntad de las autoridades humanas, sino para gobernar desde su trono en Jerusalén, la ciudad de David. Todo el mundo verá Su regreso triunfal, para unos será, un tiempo de alegría y regocijo, pero para otros será tiempo de tristeza, llanto y dolor. Los gobernantes del mundo quedarán atónitos ante la majestad del Señor, y por fin comprenderán el mensaje que fue proclamado todo el tiempo.

Queridos Hermanos. Qué hermosos son los pies del mensajero que lleva las buenas noticias de paz y salvación. Las noticias de que Dios ha reconciliado a toda la humanidad por medio del sacrificio de Su amado Hijo en la cruz del calvario. Este mensaje debe ser llevado a todas las naciones del mundo, para que todos puedan hallar su reconciliación con Dios, el perdón de sus pecados, la salvación y la vida eterna. Hermanos. Nosotros que hemos aceptado el mensaje de la buena nueva del evangelio de la salvación, debemos llevar este mensaje a todos los rincones del mundo. Iniciando en nuestros hogares, barrios, ciudades y el resto del mundo. No debemos desmayar en esta tarea, debemos seguir adelante hasta el momento que el Señor nos llame a su presencia.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x