Jesus Is Life

EL CÁLIZ DE LA IRA

EL CÁLIZ DE LA IRA.

ISAÍAS 51:17 ¡Despierta, oh Jerusalén, despierta! Has bebido la copa de la furia del SEÑOR. Has bebido la copa del terror, la has vaciado hasta la última gota. 20 … El SEÑOR ha derramado su furia; Dios los ha reprendido. 21 Pero ahora escuchen esto, ustedes los afligidos, que están completamente borrachos, aunque no por haber bebido vino. 22 Esto dice el SEÑOR Soberano, su Dios y Defensor: Miren, yo les quité de las manos la copa aterradora; ya no beberán más de mi furia. 23 En cambio, entregaré esa copa a quienes los atormentan, a los que dijeron: “Los pisotearemos en el polvo y caminaremos sobre sus espaldas”. NTV.

El alcoholismo es un problema muy grave dentro de la sociedad humana, ya que la bebida alcohólica ha sido causante de la destrucción de muchas vidas, y no solo de las personas que han ingerido esta bebida, sino también de las personas que han estado en esta estrecha relación con ellas, como es el círculo familiar. Algunos bajo el control del alcohol, se han embriagado hasta el punto de perder el conocimiento total, tanto que al despertarse del efecto, no han tenido nociones de lo que les ocurrió horas antes. Al igual que el alcohol, el pecado tiene la capacidad de destruir completamente la vida del hombre, ya que el pecado cuando controla totalmente al hombre, le hace caminar por sendas contrarias a la voluntad de Dios, llevándole a la condenación eterna.

El pueblo hebreo se había dejado dominar completamente por el pecado, tanto que se había apartado de la voluntad de Dios, ellos transgredieron Sus leyes y mandamientos. Esta desobediencia hizo que el cáliz de la ira de Dios sea derramada sobre ellos. El pueblo hebreo quedó totalmente embriagado por beber del cáliz de la ira de Dios, pues sus pecados lo habían llenado hasta desbordarlo. Israel había quedado totalmente aturdida después de beber del cáliz de la ira que el Señor había tenido preparada durante mucho tiempo para su hijo rebelde. Ante su rebeldía ; Dios es paciente con sus hijos para disciplinarlos, espera, espera y espera hasta el momento que el cáliz de su ira desborde, y cuando eso sucede, le da de beber de ese mismo cáliz que el mismo la llenó con sus rebeliones. Israel había llenado hasta desbordar el cáliz de la ira del Señor, por eso su consecuencias fueron severas. Jerusalén era la ciudad santa de Dios, la ciudad donde estaba el templo. Pero el pueblo de Judá por su rebeldía experimentó desolación en vez de prosperidad, destrucción en vez de libertad. El pueblo sufrió debido a que sus pecados desbordaron el cáliz de la ira del Señor.

En medio del sufrimiento de Israel, se abrió una luz de esperanza, gracias a las palabras proféticas de Isaías. El profeta dio a conocer a su pueblo afligido: Que el SEÑOR, Dios Soberano y Defensor de su pueblo, había decidido quitarles de las manos, el cáliz de la ira aterradora que les estaba atormentando. El Señor había decidido ya no darles de beber más del cáliz de Su ira, había decidido tener misericordia por su pueblo y perdonar cada una de sus transgresiones. El Señor les iba quitar el cáliz y lo iba a entregar a quienes los habían atormentado, a los que habían dicho que pisotearían en polvo a Israel y caminarían sobre sus espaldas. El cáliz de la cual bebió Israel por mucho tiempo, ahora iba a ser puesta en manos de Babilonia que también tendría que purgar sus faltas, al igual que todos los que habían atormentado a Israel.

Queridos hermanos. Dios es paciente con todos los que transgreden Su palabra, pero eso no implica que se olvide por completo de esas transgresiones. Dios antes de derramar su ira, espera pacientemente hasta que el cáliz este totalmente lleno y cuando eso suceda, dará de beber al trasgresor, para que purgue cada una de sus transgresiones tal como lo hizo con el pueblo hebreo en el pasado. Hermanos. No permitamos que el cáliz de la ira del Señor desborde, pues si lo hacemos, se volverá en nuestra contra, porque el Señor a pesar de que tenga un profundo amor por nosotros, nos dará de tomar de ese cáliz para que purguemos nuestras faltas y no vayamos a la condenación eterna. Por todos los medios, tratemos de llevar una vida consagrada, conforme a la voluntad de Dios, cumpliendo y obedeciendo Su bendita palabra.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x