Jesus Is Life

UNA LLUVIA REFRESCANTE SEAN NUESTRAS PALABRAS

UNA LLUVIA REFRESCANTE SEAN NUESTRAS PALABRAS.

La lluvia es uno de los recursos más añorados en las regiones donde las lagunas, ríos, riachuelos y fuentes de agua dulce son escasos. Las personas, plantas y animales que viven en estas regiones, anhelan la lluvia ya que sin ella sus vidas estarían en peligro. Tal como las personas que viven en las regiones áridas anhelan la lluvia, las personas que viven en constantes tribulaciones anhelan las palabras de las personas que viven en rectitud bajo la justicia de Dios. Job había sido una de aquellas personas que había vivido bajo la voluntad de Dios y por eso, sus vecinos anhelaban sus palabras: Anhelaban mis palabras como la gente anhela la lluvia; las bebían como a la lluvia refrescante de primavera. Job 29:23 NTV.

Las palabras de las personas rectas y justas que viven en el temor de Dios, son anheladas, ya que son como la lluvia temprana en las regiones áridas donde el agua es escaza. Las palabras sabias son un bálsamo que calma el dolor de las aflicciones. Las personas escuchaban con atención las palabras de Job, porque sus palabras eran esa lluvia temprana que calmaba la sed de su desesperanza, les daba aliento y fortaleza, para que mantengan su fe y confianza en Dios.

Nuestras palabras deben ser palabras que las personas anhelen escuchar. Nuestras palabras deben ser esa lluvia refrescante en tiempos de aflicciones. Palabras que les alienten a levantarse y seguir adelante con sus vidas confiando en el cuidado, la protección y la bendición de Dios. Para que nuestras palabras sean esa lluvia refrescante para el cansado y sediento, debemos llevar una vida de rectitud y de justicia. Una vida en conformidad a las palabras de la Sagrada Escritura. Debemos llevar una vida en el temor de Jehová.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x