Jesus Is Life

NO CREA EN LOS ASTRÓLOGOS

NO CREA EN LOS ASTRÓLOGOS.

ISAÍAS 47:10 Te sentías segura en tu maldad. “Nadie me ve”, dijiste. Pero tu “sabiduría” y tu “conocimiento” te han descarriado… 11 Por eso te alcanzará el desastre, y serás incapaz de alejarlo por medio de encantos. La calamidad caerá sobre ti, y no podrás comprar tu libertad. Una catástrofe te sorprenderá; una para la cual no estás preparada. 13 … ¿Dónde están tus astrólogos, esos que miran a las estrellas y hacen predicciones todos los meses? Que den la cara y te salven de lo que te depara el futuro. 14 Pero ellos son como la paja que arde en el fuego; no pueden salvarse a sí mismos de las llamas. No recibirás ninguna ayuda de ellos…. NTV.

La práctica de la astrología, ha existido desde tiempos remotos, desde el momento mismo que los hombres pensaron que podían predecir el futuro de sus vidas mirando la ubicación o el movimiento de las estrellas y todos los astros existentes en la expansión de la bóveda celeste. Ante la aparición de esta práctica, los monarcas de los reinos del periodo del Antiguo Testamento, acudían a estos hombres para que les digan las acciones a tomar, o para que realicen conjuros de protección y victoria sobre sus enemigos. Al igual que en el pasado, muchas personas en la actualidad siguen teniendo confianza en los astrólogos para que les profetice el futuro que les depara. A pesar de que esta práctica sea tan antigua, no significa que sea algo real, o que alguien que practique la astrología pueda predecir el futuro tan solo viendo las estrellas. Nadie puede predecir que le depara al hombre el día de mañana y menos asegurar la protección de las estrellas del firmamento.

En el pasado, el imperio babilónico estaba saturado en la creencia de que las estrellas tenían poderes para indicar el futuro de las personas, y no solo eso, sino que también podían otorgar poderes a los hombres para que realicen conjuros de diferente índole. Bajo esta creencia, los monarcas babilonios habían puesto su entera confianza en los poderes de los astros y en los hombres que supuestamente tenían la capacidad de leer a las estrellas. Por eso, los monarcas frecuentemente acudían a los astrólogos para que les aconsejen lo que debían hacer, o las decisiones que debían tomar en un asunto en particular. El pueblo babilonio tras las victorias sobre las naciones, en especial sobre los reinos de Israel y Judá, se sentían orgullosos. Consideraban que esos triunfos fueron gracias al conocimiento de la sabiduría y la ciencia de los hombres que practicaban las artes mágicas esotéricas, como la astrología. Babilonia llegó a confiar en su astucia y malas artes para continuar su dominio sobre los pueblos, creyendo que nadie vigilaba sus actos perversos.

Ante este sentir del pueblo babilonio, el profeta Isaías dirigió una profecía contra esta nación pagana. Isaías bajo la inspiración Divina, profetizó la caída de este imperio que había asolado al pueblo escogido de Dios. El desastre inminente que se acercaba sobre el imperio, no iba a ser posible alejarlo por medio de encantos. La calamidad caería sobre Babilonia, y no habría poder humano para liberarlo. Esta catástrofe sería en el momento menos pensado y no estaría preparado para afrontarla. Ante esta sentencia Divina, todos los adivinos que consultan el curso de los cielos no podrían hacer nada para salvarla. Los que dividen los cielos, los astrólogos, que parcelan el cielo para localizar sus observaciones, serían tan impotentes, que ni siquiera podrían predecir en qué momento descendería esta catástrofe sobre el imperio. Además, el profeta advierte que en esa catástrofe los magos y astrólogos serán como la paja que arde en el fuego; que no podrán salvarse a sí mismos de las llamas y menos aun salvar a todo un imperio.

Queridos hermanos. Creer en el poder de los que consultan el porvenir a las estrellas es algo insulso, porque ninguna cosa creada por Dios puede revelar lo que depara el mañana. En el pasado, el profeta Isaías afirmó al pueblo que los magos y astrólogos no tienen la capacidad de ayudarse a sí mismos y menos aún el de ayudar a otras personas, esa profecía dada por el profeta se cumplió tal cual, ya que en el momento que sobrevino el desastre sobre el imperio babilónico, ni todos los magos y astrólogos unidos pudieron hacer algo para detener la catástrofe, el imperio quedó destruido de acuerdo a la profecía. Si los astrólogos no pudieron hacer nada en el pasado, ¿Qué nos puede hacer pensar que en el presente pueden hacer algo para ayudarnos? Hermanos. No nos dejemos embaucar de los astrólogos o de las personas que afirman tener poderes estelares, ni siquiera les consultemos, porque en realidad no tienen capacidad para nada, no pueden ayudarse a si mismos y menos aún ayudarnos a nosotros. Si confiamos en ellos, tendremos el mismo destino que Dios ha determinado para ellos, seremos condenados a una eternidad de sufrimiento, lejos de la presencia del Señor.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x