Jesus Is Life

A DIOS LE PERTENECE TODO

A DIOS LE PERTENECE TODO.

ISAÍAS 39:3 Entonces el profeta Isaías fue a ver al rey Ezequías y le preguntó: ¿Qué querían esos hombres? ¿De dónde vinieron? Ezequías contestó: Vinieron de la lejana tierra de Babilonia. 4 ¿Qué vieron en tu palacio? preguntó Isaías. Lo vieron todo contestó Ezequías. Les mostré todo lo que poseo, todos mis tesoros reales. 5 Entonces Isaías dijo a Ezequías: Escucha este mensaje del SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: 6 “Se acerca el tiempo cuando todo lo que hay en tu palacio todos los tesoros que tus antepasados han acumulado hasta ahora será llevado a Babilonia. No quedará nada dice el SEÑOR. NTV.

Recibir y hospedar a los visitantes o a los extranjeros en los hogares, es un valor que se está perdiendo en la sociedad. Este valor se está perdiendo debido al incremento de la delincuencia en todo el mundo. Las personas ya no se sienten seguras para poder hospedar a alguien, debido a que, en los últimos años, se ha podido comprobar que muchos delincuentes se han disfrazado como visitantes, necesitados o como trabajadores de alguna empresa pública o privada, para poder tener acceso a los hogares, y ojear las posesiones que la familia pueda tener. Si al ojear han visto que la familia tiene objetos de valor, han vuelto y delinquido esas casas. Debido a estas nuevas artimañas de los delincuentes, las personas ya no dejan entrar con total facilidad a los desconocidos a sus hogares.

Esta perversa artimaña fue utilizada en el pasado por los babilonios. Dos espías llegaron a la ciudad de Jerusalén disfrazados como visitantes que traían presentes y saludos de parte del rey del imperio babilónico. El rey Ezequías, honrado por la visita de estos ilustres representantes de la corona babilónica, los hospedó en su casa y les mostró todo el palacio real y los tesoros que poseía. Tesoros que sus antepasados habían logrado coleccionar gracias a sus triunfos en batalla sobre las naciones enemigas. El monarca al jactarse de sus posiciones, no dejó nada al oculto a la vista de los huéspedes del palacio. Uno de los defectos más grandes que tienen las personas es la de presumir: Presumen sus bienes, sus posiciones, sus riquezas, sus logros personales, incluso presumen la familia que tienen. El ego del hombre sube,y empieza a presumir de todo ante los demás, sin pensar que en algún momento esta forma de actuar le puede ocasionar una mala jugada.

Ezequías al presumir de sus posesiones ante los visitantes, no consideró que sus huéspedes podrían ser unos espías del imperio babilónico, y que querían asegurarse de que tan rico era el reino de Judá, para que valiese la pena atacarlo en algún momento y apoderarse de toda su fortuna. Isaías al ver la visita de estos dos extraños, se presentó ante Ezequías y le preguntó acerca de estos hombres, y las razones de la visita. Una vez que el monarca le contó acerca de estos visitantes, el profeta le hizo otra pregunta: ¿Qué cosas habían visto del palacio estos hombres? El rey le contestó que les había mostrado todas las riquezas que existían en el palacio real. Ante las respuestas de Ezequías, Isaías le dijo: Escucha este mensaje del SEÑOR de los Ejércitos Celestiales: “Se acerca el tiempo cuando todo lo que hay en tu palacio todos los tesoros que tus antepasados han acumulado hasta ahora será llevado a Babilonia. No quedará nada.
Con esta profecía, Isaías le dio a conocer a Ezequías que en menos de lo que pensaba, el reino de Judá sería invadido por el imperio babilónico, y que se llevarían todos los tesoros del reino, dejando a Jerusalén en la ruina total.

Queridos hermanos. Presumir ante los demás las bendiciones que Dios ha otorgado a cada individuo, puede traer muchos problemas, tal como le sucedió al rey Ezequías. El monarca judío quiso cautivar a sus visitantes, empezó a presumir de los bienes que tenía dentro del palacio, quiso impactarlos, sin darse cuenta que sus huéspedes eran espías disfrazados de emisarios del rey de Babilonia. Ezequías se sintió dueño de todas las riquezas del palacio y se olvidó de que todo le pertenecía a Dios. Hermanos, olvidarnos de que todo lo que poseemos le pertenece a Dios, y presumir de ellos como si fuéramos dueños absolutos, puede traer consecuencias fatales para nuestra vida. Por eso, por nada del mundo debemos olvidarnos de que Dios es el dueño de todo el universo, ya que Él con Su infinito poder lo creó. Y nosotros somos unos simples administradores que Dios en su misericordia escogió para que administremos sus riquezas. Nada de lo que poseemos nos pertenece, razón por la cual no tenemos algo que presumir a otros.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x