Jesus Is Life

EL SEÑOR PRONTO VENDRÁ

EL SEÑOR PRONTO VENDRÁ.

ISAÍAS 35:3 Con esta noticia, fortalezcan a los que tienen cansadas las manos, y animen a los que tienen débiles las rodillas. 4 Digan a los de corazón temeroso: Sean fuertes y no teman, porque su Dios viene para destruir a sus enemigos; viene para salvarlos. 5 Y cuando él venga, abrirá los ojos de los ciegos y destapará los oídos de los sordos. 6 El cojo saltará como un ciervo, y los que no pueden hablar ¡cantarán de alegría! Brotarán manantiales en el desierto y corrientes regarán la tierra baldía. NTV.

Debido a la maldad dominante en el mundo actual, millones de personas han perdido toda esperanza de que esto algún día llegue a cambiar. Con estos pensamientos negativos, las personas no quieren poner su mirada o su confianza en el Creador, en vez de eso, le echan la culpa por no tomar cartas en el asunto, y terminar de una vez por todas con los malvados y perversos que perjudican a los inocentes sin ninguna clase de remordimiento o compasión. Es verdad que la maldad cada día se incrementa, pero este incremento, no es culpa del eterno Creador, es culpa del hombre, ya que Dios le dio total libertad al hombre para que decida por sí mismo el camino que quiere seguir. Desde un principio, Dios le indicó al hombre el camino que le lleva a una eternidad llena de bendiciones, pero también le indicó el camino que lleva a una eternidad de sufrimiento. Con este conocimiento, el hombre es quien a la final decide cuál de los dos caminos a seguir, pero en el final de los tiempos, Dios en su justicia, juzgará al hombre por la decisión que haya decidido seguir.

Al ver la amenaza que rodeaba a Jerusalén, los contemporáneos del profeta Isaías estaban apesadumbrados y pesimistas, sumergidos en la mayor de las angustias por efecto de tantas calamidades. Por eso, el eterno Creador para tratar de animar a su pueblo amado, dio una profecía al profeta en favor de ellos. Esta noticia la compartió a los líderes de Jerusalén y les ordenó que con esta noticia, fortalecieran a los que tenían cansadas las manos, que animaran a los que tenían débiles las rodillas para que sean fuertes y dejaran de tener miedo, porque el Dios de Israel pronto vendría para destruir a sus enemigos; vendría para salvarlos de las asechanzas enemigas. Esta profecía debía ser esparcida a todos los habitantes del reino judío, para que no perdieran la fe y la confianza en Dios.

Ante la proliferación de la maldad en este mundo, los creyentes pese a tener su fe y confianza en Dios, tienen miedo, un miedo similar al que tuvo el pueblo judío cuando se sentía amenazado por las naciones enemigas. Por eso, el confort que les dio por medio del profeta a Judá, es el mismo confort que da a sus hijos en la actualidad para que permanezcan firmes pese a la creciente maldad. Porque la venida de Dios traerá la salvación y la liberación definitiva. Su aparición será el principio de una transformación de los hombres y de la misma naturaleza. Nada defectuoso formará parte del nuevo estado de cosas, pues todo el que esté tratado será automáticamente corregido en su defecto: Cuando el Señor gobierne definitivamente este mundo, verán los ciegos, oirán los sordos, hablarán los mudos, saltarán los rengos con la ligereza del ciervo. Todo esto se cumplió materialmente en las curaciones realizadas por Cristo Jesús cuando estuvo en este mundo.

Queridos hermanos. Los hijos de Dios de todas las épocas han sido animados a esperar en el Señor y a confiar plenamente en Él. En cada época, los poderes del mal, han tratado de afligir a los seguidores de Cristo para que desistan de su fe y confianza, por eso, el eterno Creador para que ninguna de sus criaturas se sientan desanimadas o desalentadas para mantenerse firmes en el camino de la salvación, Dios por medio del profeta Isaías alentó a todos sus hijos de esa época, y desde entonces, es el mismo mensaje de aliento que ha dado a todos sus hijos en las diferentes épocas, hasta la actualidad. Dios le dice a su pueblo que no tengan miedo por la creciente maldad, dice que sean pacientes, que ya pronto vendrá para tomar las riendas de este mundo. En ese día, los malvados recibirán lo que se merecen, y todo el mundo será transformado por Su poder, los defectos físicos de las personas desaparecerán, y todos disfrutarán de la presencia del único Dios verdadero. Hermanos. En su primera venida, el Señor no desapareció definitivamente las discapacidades y enfermedades de las personas, pero dio una muestra de Su poder para deshacerlas. En su regreso triunfal a este mundo, el Señor terminará lo que inició en su primera venida. Todo será transformado incluso la espiritualidad en el corazón de cada creyente. Donde antes hubo muerte por causa del pecado, brotará: la fe, y la vida fresca sostenida por el Espíritu Santo mediante el evangelio.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x